Umberto Bossi alza una botella con agua del Río Po, símbolo del secesionismo del norte de Italia
Umberto Bossi alza una botella con agua del Río Po, símbolo del secesionismo del norte de Italia - REUTERS

Cuando la Liga Norte declaró la independencia de Padania en Italia y fue el hazmerreír de Europa

Umberto Bossi declaró la DUI de la República Federal de Padania en septiembre de 1996 y anunció un referéndum para el año siguiente. Votaron cerca de 5 millones de italianos y ningún país reconoció la Padania

Actualizado:

Cuando Italia está ultimando una reforma electoral que puede alentar pactos como el que tradicionalmente han formado Forza Italia, del incombustible Berlusconi, y los nacionalistas de Liga Norte, los norteños apenas recuerdan la declaración unilateral de independencia (DUI) para la Padania (el valle del Po según los nacionalistas norteños), que supuso un precedente europeo y simbólico para el «problema catalán».

Era 15 de septiembre de 1996 cuando, durante una manifestación en Venecia, el entonces Secretario de la Liga Norte Umberto Bossi proclamó la independencia de la República Federal de Padania. Además, el histórico dirigente nacionalista anunció la celebración de un referéndum para confirmar su independencia del Estado italiano. «Nosotros, el pueblo de Padania, proclamamos solemnemente: Padania es una República Federal independiente y soberana. Ofrecemos, con compromiso mutuo, nuestras vidas, nuestras fortunas y nuestro sagrado honor», fueron las palabras de Bossi, según recordó hace días el portal italiano «Ultima Voce». Ante cerca de 20.000 personas, el líder nacionalista declaró su particular «Independence Day», en unos días en los que se había estrenado con bastante impacto la película de ciencia ficción sobre la invasión de patrullas alienígenas a la Tierra, en la que, para variar, Estados Unidos se reafirmaba al frente del planeta y proclamaba un nuevo día de independencia.

En mayo de 1997, los xenófobos de la Liga Norte, que en los últimos años ha sufrido un importante desgaste por escándalos de corrupción y racismo, organizó un referéndum sobre la independencia de Padania, con casi 5 millones de votantes y con el 97% de los votos a favor. Como era de esperar, no fue reconocida por ningún Estado o formación política salvo la Liga del Tesino, un partido suizo que comparte la mayor parte de su ideología en materia de inmigración y con respecto a otras regiones del país. Umberto Bossi y su partido regional anti-establishment, la Liga del Norte, basaban su discurso en la continua denuncia de las desigualdades e injusticias promovidas por el Gobierno central -«¡Roma ladrona!», incidiendo en los supuestos miles de millones desperdiciados que se han vertido en el subdesarrollado sur dominado por la Mafia.

Casi mil partidarios de la "Lega Nord" acuden a una plaza en Venecia, el 14 de septiembre, durante las celebraciones del primer aniversario de la declaración de la «República de Padania» aquí en Venecia
Casi mil partidarios de la "Lega Nord" acuden a una plaza en Venecia, el 14 de septiembre, durante las celebraciones del primer aniversario de la declaración de la «República de Padania» aquí en Venecia- REUTERS

«Empezaremos a trabajar desde hoy para lograr el reconocimiento de la Padania por parte de la comunidad internacional», aseguró aquel 15 de septiembre el liguista Roberto Maroni, ex ministro del Interior del Gobierno de Berlusconi y por entonces uno de los cinco miembros del Gobierno provisional de la Padania. En su constitución, los xenófobos de la Liga Norte incorporaban a su territorio todo el norte de Italia, anexionando las regiones centrales de Toscana, Umbría y Las Marcas. Al ritmo del «Va'pensiero», el canto de los judíos esclavos de Nabucodonosor, de Giuseppe Verdi, los nacionalistas quemaban las libretas del canon que los italianos pagaban por el servicio público de la RAI, la radio televisión pública de Italia, imponían la lira padana, que tenía paridad d euno a uno con la italiana e izaban la bandera blanca con «la hoja de marihuana» que Bossi llamaba Sol Céltico, describía ABC en su crónica del 16 de septiembre de 1996 titulada «La Liga fracasa en el Norte».

El diario estadounidense «The New York Times» le restaba relevancia a la declaración: «El desafío legal de Bossi no es especialmente prometedor. La mayoría de los observadores están de acuerdo en que el desafío legal no es particularmente prometedor, a pesar de que Bossi haya acordado renunciar a su inmunidad parlamentaria y permitir que el caso judicial continúe».

Aunque la declaración de independencia no ha conducido, como era previsible, a una verdadera secesión, «la Liga del Norte sigue promoviendo activamente una concepción de Padania como una entidad política independiente», estima «Ultima Voce». Aun hoy, buena parte de los italianos, profundamente contrarios a la Liga Norte, se toman a chanza aquellos días de auge nacionalista. Recuerdan también cómo unos muchachos, del autodenominado Serenísimo Ejército de Venecia, «brazo armado» del Serenísimo Gobierno de Venecia, reivindicaron la independencia simbólica en la Plaza de San Marcos de Venecia a los mandos de un camión convertido en una suerte tanque.

«La declaración concluye que la Padania "es una república federal independiente y soberana", no sin que el texto invoque antes el recuerdo de unos denominados "Padres Padanos" que nadie sabe quiénes son», escribía el periodista de ABC en Venecia, Pedro Corral. Pero al tiempo que Bossi proclamaba la independencia, sus opositores políticos convocaron contramanifestaciones que superaban incluso las alentadas por la Liga Norte. El líder de la derechista Alianza Nacional, Gianfranco Fini, reunió el mismo día de la «independencia de la Padania» a más de 100.000 personas que defendieron la unidad de Italia.

Tras la declaración de independencia, se iniciaron investigaciones judiciales en Venecia, Turín, Mantua y Pordenone por «atentar contra la unidad del Estado» y hubo enfrentamientos entre militantes de la Liga del Norte y agentes en Milán. Desde su fundación en 1991, la Liga Norte ha proclamado en varias ocasiones la independencia de Padania. «Nadie tiene nostalgia de la Padania», declaró recientemente el actual líder de la Liga Norte, Matteo Salvini, en una entrevista para «La Stampa», desmarcándose de las comparaciones con el «procés». «El voto en Cataluña ha sido forzado y no aparece recogido en la Constitución», concluyó.