El líder laborista, Jeremy Corbyn, en el show de «Andrew Marr»
El líder laborista, Jeremy Corbyn, en el show de «Andrew Marr» - Reuters

Críticas entre los laboristas contra Corbyn por no abrazar el mercado único

Legisladores, sindicalistas y eurodiputados cargan contra el político y piden que defienda la permanencia del Reino Unido

Corresponsal en LondresActualizado:

La equidistancia del líder de la oposición, Jeremy Corbyn, con el Brexit le puede causar un problema dentro de su propio partido. Varios legisladores, sindicalistas y eurodiputados laboristas le piden que no se esconda detrás de lo que estos llaman «mitos izquierdistas» y que defienda abiertamente la permanencia del Reino Unido dentro del mercado único.

Un informe elaborado por este grupo de personalidades, defensores a ultranza de un Brexit blando, propone que el partido laborista inicie un debate abierto de cómo debería ser la salida del país de la UE y para eso solicitan a Corbyn que abandone su postura más bien reticente a que Gran Bretaña siga en el mercado único.

Tanto Corbyn como su número dos, John McDonnell, han argumentado que mantenerse en el mercado único podría obstaculizar algunas de las políticas planificadas por los laboristas, por ejemplo, proporcionar ayuda estatal a ciertas industrias y la renacionalización de los servicios ferroviarios. Argumentos que estos diputados describen como «mitos y mentiras» propagados por quienes en la izquierda quieren un «Brexit de izquierdas», al que llaman «Lexit» (en inglés Left significa izquierda).

«Ningún argumento en la política de izquierdas»

Los dos líderes de este movimiento, los parlamentarios laboristas Heidi Alexander y Alison McGovern, aseguraron que «no hay ningún argumento dentro del laborismo o de las políticas de izquierdas que justifiquen dejar el mercado único y la unión aduanera». El informe, titulado «Quebrando los mitos del Lexit», incluye además varios artículos desacreditando la idea instalada en parte del laborismo británico de que un Brexit suave significaría que un Gobierno de izquierdas no podría terminar con la austeridad.

También se intenta derribar el argumento de que la UE intentaría limitar las ayudas estatales al señalar que desde Bruselas se permite una estrategia industrial proactiva por parte de los Gobiernos. Aparte de todo ello, este grupo de diputados intentan cortar de raíz la idea de que dentro del mercado único el Reino Unido no puede ejercer ningún control sobre quiénes llegan al país y quiénes pueden quedarse.