Internacional

Corea del Norte lanza un misil sobre Japón tras las últimas sanciones por su prueba nuclear

El proyectil, de rango intermedio, sobrevuela Japón y recorre 3.700 kilómetros, lo que demuestra que Kim Jong-un podría atacar la isla estadounidense de Guam

El dictador norcoreano, Kim Jong-un, ha subido un escalón en su carrera armamentística con un nuevo misil - REUTERS
PABLO M. DÍEZ Corresponsal En Pekín - Actualizado: Guardado en: Internacional

Solo tres días después de las nuevas sanciones de la ONU contra su última prueba nuclear, Corea del Norte ha disparado este viernes un nuevo misil que ha sobrevolado Japón. Según informa la agencia surcoreana de noticias Yonhap, el lanzamiento ha tenido lugar a las siete de la mañana (una de la madrugada en España) desde Sunan, donde se encuentra el aeropuerto a las afueras de Pyongyang. Todo indica que se trata de un proyectil de rango intermedio porque, a tenor del Ejército surcoreano, voló 3.700 kilómetros y alcanzó una altura de 770.

El régimen del joven dictador Kim Jong-un perfecciona así la capacidad de sus cohetes para salir al espacio y reentrar en la atmósfera sin desintegrarse y, además, demuestra que puede llegar hasta la isla estadounidense de Guam, a 3.400 kilómetros en el océano Pacífico. Dicha isla, que alberga una de las principales bases del Pentágono, ya fue declarada en agosto objetivo de Pyongyang, que anunció el lanzamiento de cuatro misiles hacia sus aguas y, finalmente, no llegó a ejecutarlo.

«Las primeras estimaciones indican el lanzamiento de un misil balístico de rango intermedio», anunció el Mando de Estados Unidos en el Pacífico, informa Yonhap. A su juicio, «el misil balístico sobrevoló el territorio del norte de Japón antes de caer al este en el Pacífico», pero «no supuso una amenaza para Guam», que está al sur, ni para Norteamérica.

En cambio, donde hizo saltar todas las alarmas fue en Japón, donde pasó por encima de la isla septentrional de Hokkaido. Al igual que ocurrió el pasado 29 de agosto, cuando el régimen estalinista de Pyongyang disparó otro misil de rango intermedio Hwasong-12, el Gobierno nipón alertó a la población para que se escondiera en refugios y sótanos. Finalmente, el proyectil pasó de largo y cayó al mar a unos 2.000 kilómetros al este del archipiélago. «Estas repetidas provocaciones por parte de Corea del Norte son intolerables y protestamos con las palabras más fuertes», denunció el secretario jefe del Gabinete japonés, Yoshihide Soga, informa Reuters.

Aunque no llegó a causar daños, este nuevo misil voló más que el disparado hace dos semanas. Tras aquel ensayo balístico, Kim Jong-un anunció que era solo el «principio de unas operaciones militares en el Pacífico», que luego continuaron con el ensayo nuclear del 3 de septiembre, el sexto desde 2006. Demostrando los avances de su programa nuclear, Corea del Norte detonó su artefacto más potente hasta la fecha, una bomba de hidrógeno (o termonuclear) que provocó un terremoto de magnitud 6,4 que se sintió en China, Rusia y Corea del Sur. Aunque el régimen asegura que puede montar dicho artefacto en uno de sus misiles intercontinentales, que en teoría son capaces de recorrer hasta 10.000 kilómetros y llegar a EE.UU., los expertos dudan de que disponga ya de la tecnología necesaria para ello.

Con este nuevo cohete, Pyongyang responde a las sanciones impuestas en la madrugada del martes por el Consejo de Seguridad de la ONU contra su última prueba atómica. Con dicho castigo, que reduce en un tercio las importaciones de petróleo de Corea del Norte y le prohíbe sus exportaciones textiles y la salida de sus trabajadores al extranjero, Naciones Unidas merma su suministro de combustible y pretende cortarle más de mil millones de euros para frenar su programa militar. Pero no parece probable que Kim Jong-un renuncie a su desafío al mundo por convertirse en una potencia nuclear. De esta manera, persigue blindarse en el poder para disuadir de un cambio de régimen a la Casa Blanca, donde el presidente Trump no descarta todas las opciones, incluida la militar, para acabar con sus bravuconadas.

Tras el lanzamiento, el presidente surcoreano, Moon Jae-in, convocó una reunión de urgencia del Consejo Nacional de Seguridad y ordenó probar un misil como advertencia. El Ejército disparó hacia el Mar de Japón un Hyunmoo-II, que tiene capacidad para llegar hasta Pyongyang.

Para volver a analizar la escalada de la tensión en Asia, el Consejo de Seguridad de la ONU tienen previsto reunirse otra vez este viernes por la tarde (por la noche, hora española). Lo más probable es que anuncie por unanimidad una nueva condena contra Corea del Norte por estas provocaciones. Exactamente lo mismo que viene haciendo desde hace años sin que sirva para detener a Kim Jong-un.

Toda la actualidad en portada

comentarios