Una bandera de Corea del Norte ondea frente a la frontera con Corea del Sur
Una bandera de Corea del Norte ondea frente a la frontera con Corea del Sur - EFE

Corea del Norte amenaza con convertir las islas fronterizas y Seúl en «un mar de llamas»

También reiteró el posible uso de «acciones físicas» y «medidas estratégicas» en respuesta a las sanciones internacionales impulsadas por Estados Unidos

SeúlActualizado:

Corea del Norte amenazó este martes con emprender «medidas estratégicas» y «acciones físicas» tras la sanciones adoptadas el sábado en su contra por parte del Consejo de Seguridad de la ONU, a las que calificó de «ilegales» y de «acto terrorista».

En un comunicado, Pyongyang volvió a cargar contra las últimas sanciones que decidió la ONU como medida punitiva por sus ensayos de misiles, y lanzó nuevas amenazas contra Estados Unidos, su principal impulsor, y el resto de países que las apoyaron.

Washington y sus aliados «no deben olvidar que (Corea del Norte) está dispuesta a emprender sin dudarlo medidas estratégicas, incluyendo medidas físicas que movilicen todo nuestro poder nacional», dijo un portavoz del Comité norcoreano para la Paz de Asia-Pacífico, en declaraciones que publicó la agencia estatal KCNA.

Ese comité, afiliado al Partido norcoreano de los Trabajadores, también acusó a Estados Unidos de «forzar a otros países a adoptar las sanciones a través del miedo», y tachó la resolución de la ONU de «acto terrorista» y de «documento ilegal».

En otro comunicado recogido hoy por la KCNA, el régimen que lidera Kim Jong-un también censuró a Seúl por realizar maniobras con fuego real cerca de la frontera occidental con el Norte, y amenazó al país vecino con «convertir las islas fronterizas del oeste e incluso Seúl en un mar de llamas».

Estas declaraciones de Pyongyang llegan después de que en la víspera el régimen se pronunciara por primera vez de forma directa sobre el duro paquete de sanciones aprobado por la ONU el sábado, a través de un comunicado en el que criticaba dichas medidas y amenazaba con represalias contra Estados Unidos.

Corea del Norte defiende que su programa nuclear y de misiles solo pretende disuadir de una eventual invasión a Estados Unidos, país con el que se mantiene técnicamente en guerra desde más de 60 años.

Las sanciones de la ONU llegan en respuesta al primer misil balístico intercontinental (ICBM) que lanzó en su historia Corea del Norte, el pasado 4 de julio, un hito armamentístico al que le ha seguido el lanzamiento de un segundo proyectil de este tipo el 28 de julio.

China está dispuesta a pagar el precio

Las autoridades de China están dispuestas a pagar el precio que supone la imposición de nuevas sanciones por parte de Naciones Unidas contra Corea del Norte, según ha indicado este martes el ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi.

El ministro ha señalado que, a pesar de que Pekín es el país que mayor relación económica tiene con Pyongyang, siempre apoyará las resoluciones de la ONU.

El Consejo de Seguridad de la organización decidió el sábado de forma unánime imponer nuevas sanciones contra Corea del Norte, que verá notablemente reducido su nivel de exportaciones.

Wang ha señalado que la nueva resolución es una muestra de la oposición por parte de China y de la comunidad internacional a los continuos ensayos balísticos llevados a cabo por Corea del Norte. «Teniendo en cuenta la relación económica tradicional entre ambos países, será China quien pague principalmente el precio de la implementación de esta resolución», ha manifestado.

«Pero para proteger el sistema internacional y regional, así como lapaz y la estabilidad, Pekín implementará de forma completa y estricta los contenidos del documento», ha añadido.

La aplicación de la resolución implica la imposibilidad por parte de los países de aumentar el número de trabajadores norcoreanos en el extranjero y prohíbe iniciar cualquier tipo de inversión o relación comercial con el país.

Wang ha indicado que, aparte de las nuevas sanciones, que prohíben la exportación de hierro, mariscos, carbón, plomo y mineral de plomo por parte de Pyongyang, es necesario establecer un diálogo con Corea del Norte que incluya también a Rusia y Japón.