Marcha en Caracas
Marcha en Caracas - REUTERS

La Constituyente «investigará» a la oposición por los 120 muertos en las calles

La MUD teme que su objetivo sea vetar a los candidatos a los comicios regionales

Actualizado:

La tensión en Venezuela no cesa y el desconcierto aumenta. En el limbo de las interpretaciones sobre la asonada frustrada del domingo, la Asamblea Nacional (Congreso elegido en las urnas) por un lado y la Constituyente por otro, se pusieron manos a la obra en direcciones opuestas. Los primeros para exigir explicaciones al actual escenario de confusión (militar) y, de paso, defender su espacio y atribuciones. Los segundos (en poder los primeros) se citaron para, entre cosas, «instalar la Comisión de la Verdad» que determinará la responsabilidad de los más de 120 muertos registrados desde abril en las manifestaciones.

La Comisión de la Verdad podría convertirse en la espada de Damocles de la oposición a tenor del discurso oficial. El Gobierno ha apuntado en reiteradas ocasiones a la MUD (Mesa de Unidad Democrática) como la culpable de las víctimas mortales. Con matices esos fueron los argumentos que utilizaron para procesar y condenar a casi 14 años de prisión a Leopoldo López, de regreso en su casa desde el domingo.

En esa Comisión pueden estar puestas las esperanzas del Gobierno para desactivar las candidaturas de los opositores más populares que concurran a las elecciones regionales que, presuntamente, se celebrarán en diciembre. Por la vía de la cárcel o de la inhabilitación, la oposición sospecha que Maduro intentará anularlos. «Si sucede -insiste Henrique Capriles- pondremos a otros candidatos y si siguen en la misma línea otros y así sucesivamente aunque tengamos que buscarlos en la calle». El gobernador de Miranda está convencido, como buena parte de la MUD, de que no se puede regalar el poder regional al Gobierno. «Además -añade- si nosotros concurrimos seguro que no se celebran pero si no lo hacemos se hacen fijo».

El consenso en la MUD para presentarse a esas elecciones se impuso en las últimas horas. Aunque, algunos versos libres como María Corina Machado (Vente Venezuela) y otros grupos minoritarios, se resisten a lo que consideran «una traición» imperdonable después del fraude de la constituyente.

Con vía libre para hacerse con el control de la Fiscalía General, Tarek William, el sustituto de Luisa Ortega Díaz, se acomodó en las instalaciones con los fiscales que fue reclutando en la sombra desde su nombramiento. El «desplazamiento» de Ortega, la exfiscal general destituida por la Constituyente (no reconoce su cese), volvió a abrir la caja de los truenos de las reacciones internacionales. La Unión Europea advirtió, a través de Federica Mogherini, que ese tipo de decisiones dificulta la vuelta pacifica al orden democrático en Venezuela. En un comunicado, recordó que la imposición de la Constituyente «ha incrementado la polarización de una sociedad muy dividida».

Los diputados que, de momento, conviven con los constituyentes, se reunieron en la «Comisión consultiva» y determinaron continuar con las sesiones en periodo estival. Stalin González, jefe de la bancada parlamentaria de la MUD, aseguró que no se interrumpirá el periodo de sesiones legislativas.