Internacional

Comienza la ofensiva para arrebatar Mosul a Daesh

El primer ministro de Irak, Haider al Abadi, ha dado la orden de iniciar la ofensiva militar para recuperar la segunda ciudad del país

AGENCIAS - @abc_es - Actualizado: Guardado en:

Las fuerzas conjuntas iraquíes y kurdas han logrado este lunes liberar nueve aldeas al noreste de Mosul, desde el inicio esta madrugada de la ofensiva para reconquistar la urbe. A lo largo del mediodía las unidades iraquíes habían cercado dos localidades próximas a la ciudad septentrional del bastión del autodenominado Estado Islámico en Irak, después de que el primer ministro iraquí, Haider al Abadi, haya ordenado el inicio de la ofensiva militar para arrebatar Mosul, la segunda ciudad más importante del país, a Daesh.

En su mensaje, recogido por la cadena de televisión iraquí Al Sumaria, Al Abadi ha recalcado que únicamente el Ejército y la Policía entrarán en la ciudad tras su liberación. Asimismo, ha reclamado a la población de la ciudad que «coopere» con las fuerzas de seguridad para garantizar una «coexistencia pacífica» tras la derrota de Daesh.

La aviación iraquí sigue bombardeando objetivos militares de los yihadistas en el interior de estas poblaciones y que el Ejército pidió a través de altavoces a los civiles que no salgan de sus casas. Una campaña aérea liderada por EE.UU. ha ayudado a acorralar a Estado Islámico, que mantiene a cerca de 8.000 combatientes en Mosul.

Los residentes contactados por teléfono por Reuters han informado de un éxodo de yihadistas tras el comienzo de la ofensiva, y que temen que se usen a los civiles como escudos humanos además de que los terroristas empleen armas químicas en la defensa de Mosul.

Daesh se hizo con el control de Mosul en 2014 y la batalla en la ciudad es clave para las fuerzas que combaten al grupo yihadista, ya que la ciudad es la capital iraquí de su autoproclamado califato.

Con cerca de dos millones de personas antes de que comenzaran los enfrentamientos, la ciudad constituye una zona de vital importancia para los milicianos en Irak. No obstante, el Gobierno teme que el asalto a la urbe provoque un éxodo masivo de iraquíes.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios