Una cometa con un cóctel molotov durante los enfrentamientos en Gaza
Una cometa con un cóctel molotov durante los enfrentamientos en Gaza - AFP

Cometas con cóctel molotov, las nuevas armas que usan los palestinos contra Israel

Su uso contrasa con el empleo de modernos drones por parte del Ejército israelí

MADRIDActualizado:

Sucedió lo esperado. El traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén, un día antes de la «Nakba», ha causado fuertes protestas en Gaza, donde al menos 52 palestinos han muerto y alrededor de 2.000 han resultado heridos. Las imágenes de los enfrentamientos entre el Ejército israelí y los manifestantes muestran la violencia de esos choques, que han sido recibidos con preocupación por Reino Unido y Francia, dos de los países contrarios a la decisión tomada de forma unilateral por Donald Trump el pasado diciembre. En las fotografías también se puede apreciar algo curioso: los palestinos han empleado cometas con un cóctel molotov atado como arma.

Como se aprecia en las imágenes de agencias como Reuters o AFP, las cometas, algunas con los colores de la bandera palestina, han aparecido en el cielo de Gaza. En ellas, colgados, se pueden observar los cócteles molotov. Esas armas, tan rudimentarias, contrasan con el uso de modernos drones por parte del Ejército israelí, drones que han sido empleados para lanzar gas lacrimógeno contra los manifestantes.

Un dron israelí y una cometa palestina
Un dron israelí y una cometa palestina - AFP

Los acontecimientos de este lunes están suscitando vivas reacciones en la comunidad internacional. Sin ir más lejos, el alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad al Hussein, ha afirmado estar en «shock» porque la represión israelí de las protestas palestinas de hoy se haya saldado con «docenas de asesinados y centenares de heridos». Además, la alta representante de la política exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini, ha pedido «contención» y «coraje» a israelíes y palestinos para cesar la violencia en Gaza y «retomar el diálogo». Por su parte, Francia ha pedido que la fuerza se use de forma «estrictamente proporcional».