Internacional

Fidel Castro se reencuentra con el «Che»

Las cenizas del dictador cubano pasaron la noche junto a los restos del icónico guerrillero en su recorrido por la isla

Fidel Castro se reencuentra con el «Che»
MANUEL TRILLO La Habana - Actualizado: Guardado en:

Fidel Castro y el «Che» Guevara se han vuelto a encontrar. La travesía de más de mil kilómetros desde La Habana a Santiago de Cuba que el cortejo fúnebre con las cenizas del fallecido dirigente comunista emprendió el pasado miércoles vivió en la madrugada del jueves un momento de gran simbolismo en la liturgia castrista. Se detuvo en Santa Clara, en la provincia de Las Villas, donde permanecen los restos del icónico guerrillero que contribuyó de forma decisiva a la victoria de la revolución y se convirtió en mito idolatrado por personas y grupos de izquierdas de todo el mundo.

La coincidencia, más allá de la muerte de las dos figuras revolucionarias, supone un paso más en el proceso de divinización en que se han convertido los nueve días de duelo en memoria de Castro, fallecido el pasado viernes a los 90 años. En estos días, los dirigentes del régimen y los periodistas de los medios oficiales evitan incluso el término «muerte» y lo sustituyen por «desaparición física», para dar entender que el antiguo líder sigue vivo, multiplicado ahora en sus seguidores, y que la continuidad de su legado está garantizada en su hermano Raúl.

La «Caravana de la Libertad», como irónicamente se denomina a la comitiva militar que traslada las cenizas del que fue dictador cubano durante casi cinco décadas, sigue a la inversa el recorrido que el propio Fidel Castro, al frente de las tropas rebeldes, hizo hasta la capital isleña tras la victoria de los revolucionarios.

Al igual que en La Habana y otras localidades por la que han pasado ya las cenizas del comandante en jefe, numerosos vecinos de Santa Clara se alinearon ordenadamente a ambos lados de la carretera para recibirlas con banderitas de Cuba y gritos de «¡Yo soy Fidel ¡Yo soy Fidel!». Un grupo de jóvenes organizó además una vigilia para velar los restos durante la noche de reencuentro del líder de la Revolución con el «Che». Poco antes de reemprender el camino, cientos de personas entonaron el himno nacional. Tras lo que entre llantos y vivas a Fidel Castro, la caravana volvió a ponerse en marcha.

Las reliquias de Guevara

Después de la captura y ejecución del «Che» Guevara en Bolivia en 1967, el paradero de sus restos mortales fue un misterio durante cerca de tres décadas. Inicialmente se había pensado en incinerar el cadáver, pero finalmente fue enterrado en Villagrande, cerca de La Higuera, donde había muerto. En el verano de 1997, después de más de año y medio de investigaciones, se halló en una fosa un cuerpo con las manos amputadas y una chaqueta verde olivo, junto al de otros guerrilleros, que fue identificado como el de Ernesto Guevara.

El 12 de julio, los huesos fueron trasladados a Cuba, donde Fidel Castro acudió a recibirlos. En un principio, permanecieron en la sala Granmadel Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias –donde también han estado unos días las cenizas del propio líder de la Revolución–, pero el 14 de octubre de ese año fueron trasladados a un mausoleo en la ciudad de Santa Clara.

Las cenizas viajan en una urna de cedro cubierta por una bandera cubana

Desde 1997 los restos del «Che» permanecen allí como una reliquia, junto a los de otros combatientes, en un mausoleo con forma de cueva guerrillera situado bajo una estatua suya en bronce y acompañado por una llama encendida de forma permanente. El memorial sirve de referencia para honrar a quienes, como Ernesto Guevara, se sumaron desde el extranjero a la lucha revolucionaria.

Tras la parada en Santa Clara, el recorrido fúnebre siguió este jueves su camino hacia Santiago de Cuba, pasando por la ciudad de Camagüey, entre otros puntos del recorrido. Las cenizas viajan en una urna de cedro cubierta por una bandera cubana y protegida por otra estructura de cristal, situada sobre un remolque adornado con flores y tirado por un vehículo militar.

El sábado llegarán a su destino, donde a las siete de la tarde (la una de la madrugada del día siguiente en España) se celebrará un acto multitudinario de despedida. A primera hora del domingo, los restos de Fidel Castro serán enterrados para su descanso eterno en el cementerio de Santa Ifigenia, con lo que concluirán los actos oficiales de homenaje.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios