Rex Tillerson
Rex Tillerson - REUTERS

La Casa Blanca revela que Trump pretende forzar el diálogo con Corea del Norte con más sanciones

Estados Unidos, han señalado, ya ha iniciado los contactos con «miembros responsables de la comunidad internacional» para «aumentar la presión sobre Corea del Norte»

Actualizado:

El Gobierno de Donald Trump pretende endurecer las sanciones de Estados Unidos contra Corea del Norte para forzar al régimen de Kim Jong Un a volver a las negociaciones sobre la desnuclearización de la península coreana, según han revelado este miércoles el secretario de Estado, Rex Tillerson, y el de Defensa, James Mattis, en un comunicado conjunto.

Tillerson y Mattis han explicado que el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos ha comparecido en el Congreso para explicar en qué consiste la «revisión» que Trump ha ordenado hacer de la política de la Casa Blanca hacia el régimen comunista.

«La aproximación del presidente persigue presionar a Corea del Norte para que desmantele sus programas de proliferación nuclear y misiles balísticos mediante el endurecimiento de las sanciones económicas y medidas diplomáticas (adoptadas) conjuntamente con nuestros aliados y socio regionales», han indicado.

Estados Unidos, han señalado, ya ha iniciado los contactos con «miembros responsables de la comunidad internacional» para «aumentar la presión sobre Corea del Norte con el fin de convencer al régimen de que rebaje la tensión y vuelva al camino del diálogo». «Mantendremos nuestra estrecha coordinación y cooperación con nuestros aliados, especialmente con Corea del Sur y Japón, mientras trabajamos juntos para preservar la estabilidad y la prosperidad en la región», han sostenido.

Además, han reiterado que Estados Unidos busca «la estabilidad y la desnuclearización pacífica de la península coreana» y, con este objetivo, «continúa abierta a las negociaciones». Sin embargo, han subrayado que al mismo tiempo, Washington está dispuesto a «defenderse a sí mismo y a sus aliados».

El Gobierno de Kim Jong Un ha realizado en los últimos años numerosas pruebas nucleares y con misiles balísticos a pesar de las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que se lo prohíben expresamente. El Gobierno Trump ha advertido de que la era de la «paciencia estratégica» ha acabado y Corea del Norte ha contestado que responderá a cualquier ataque norteamericano.