Internacional

Uno de cada tres griegos vive en la pobreza y exclusión social

Los ciudadanos se empobrecen cada año desde 2010. Grecia solo es superada por Bulgaria y Rumanía, según las estadísticas de Eurostat

Protesta organizada por los sindicatos contra el recorte de las pensiones y salarios, este lunes ante el Parlamento, en Atenas
Protesta organizada por los sindicatos contra el recorte de las pensiones y salarios, este lunes ante el Parlamento, en Atenas - Reuters

Las estadísticas europeas lo confirman: la sociedad griega se empobrece cada año desde 2010. Las cifras de 2015 de Eurostat de muestran que más de 3,8 millones de griegos (35% de la población) viven en la pobreza o exclusión social, comparado con el 28,1% de 2008. La media europea es 1 de cada 4 ciudadanos. Solo dos países superan a Grecia: Bulgaria (con el 41,3% de su población viviendo en la pobreza) y Rumanía (con el 37,3%).

El paro es del 23,4% de la población, según las últimas estadísticas de junio, y siguen los recortes a las prestaciones sociales para los más necesitados. Se acaban de manifestar ante el Ministerio de Trabajo los empleados de las denominadas «estructuras sociales para afrontar la pobreza social». Se encargan de comedores y economatos municipales en toda Grecia, donde reciben asistencia y comida mas de 118.000 personas muy vulnerables. Los trabajadores protestan porque no perciben su salario desde junio y porque en principio sus contratos no serán renovados a finales de mes.

El líder de la oposición, Kiriakos Mitsotakis, ha denunciado que el Gobierno ha «colocado» en el sector público a más de 27.000 personas de Syriza o familia

A esta noticia se añade la reducción de todas las jubilaciones, tras la aprobación el pasado mayo del nuevo sistema de pensiones. La jubilación media será de 650 euros, algo que ha provocado la indignación de gran parte de la población activa. Hay que destacar que el Estado «debe» mucho dinero por el retraso en pagar las pensiones a quienes se han jubilado en los últimos dos años. La gran mayoría no cobra aún de forma regular su pensión, vive de la ayuda de familiares y amigos. Las deudas del Estado (pensiones, pagos a proveedores...) es uno de los mayores problemas del Gobierno con los acreedores.

Mientras tanto, continúa el clientismo que denunciaban los radicales en el pasado. Muchos griegos se quejan constantemente del clientismo y favoritismo mostrado por el Gobierno de Syriza (radicales de izquierda) desde el pasado enero. El líder de la oposición, Kiriakos Mitsotakis, denunció recientemente en el Parlamento que el Ejecutivo ha conseguido «colocar» en el sector público a más de 27.000 personas de su partido o familia. El hecho de que Mitsotakis -que no da puntada sin hilo- lo haya dicho públicamente demuestra la extensión de este fenómeno, característico de los políticos griegos en el poder y que los radicales criticaban antes de ganar las elecciones en enero de 2015.

Ejemplo de clientelismo

Un ejemplo es el caso del secretario de las juventudes de Syriza, Iason Sjinás Papadópulos. En el pasado denunciaba el enchufismo y clientismo en las letras de sus canciones rap interpretadas por su grupo musical, Salto Mortal. Pero el pasado enero se publicó que su hermano Orestis había sido colocado en el gabinete del primer ministro. Al mismo tiempo, su madre, Xanthí, abogada, tiene un cargo en el gabinete del ministro de Salud, como una de sus mejores amigas, de 25 años, que terminó la carrera de Derecho hace pocos meses. Su padre, por último, trabaja desde hace tiempo en la radio Sto Kókkino, es decir, Al Rojo, muy cercana a Syriza.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios