Brasil

Detienen a otro exgobernador de Río de Janeiro por dirigir una red que desvió más de 60 millones de euros

Sergio Cabral ha sido encarcelado en el marco de una nueva fase de la Operación Lavacoches, que investiga la trama de corrupción de Petrobras

La detención de Cabral sucede un día después de que su antecesor fuera encarcelado por idénticos motivos
La detención de Cabral sucede un día después de que su antecesor fuera encarcelado por idénticos motivos - AFP

El encarcelamiento del ex gobernador de Río de Janeiro Sergio Cabral (2007-14) se produce en el marco de la bancarrota que atraviesa el estado, que no tiene dinero ni para la paga extra de Navidad de sus empleados. La detención de uno de los políticos más importantes de Brasil es el símbolo del ilusorio auge del país en los últimos años, cuando conquistó las sedes del Mundial de Fútbol y de las Olimpiadas y que, concluidos todos estos eventos, lo han hundido en una profunda crisis política y económica.

Conocido por despilfarrar dinero en fiestas o por lujos como tener una impresionante casa en la playa, que no correspondía a su patrimonio declarado, el periodista Cabral ha desarrollado una interesante trayectoria política, hasta la aparición de estos escándalos, y que lo colocaba siempre entre los favoritos para suceder al actual presidente Michel Temer. Miembro clave del PMDB, partido de Temer, Cabral fue encarcelado este jueves en una nueva fase de la Operación Lavacoches, que investiga gigantescos desvíos de dinero público en la estatal Petrobras.

El actual gobernador de Río, Luiz Fernando Pezao, se enfrenta una ola de protestas por sus medidas anticrisis

Junto a Cabral, otras 38 personas están siendo investigadas por corrupción, lavado de dinero y formar parte de una organización criminal. Los mismos motivos que llevaron a prisión el miércoles a su antecesor, Anthony Garotinho (1999-2002), a quien además se le ha atribuido una trama de compra de votos para su elección en Campo de Goytacazes, en el interior del estado, su ciudad natal y uno de sus dominios políticos.

Bautizada como «Calicut», la nueva fase de la operación puesta en marcha hace tres años viene investigando desvíos de dinero estimados inicialmente en unos 60 millones de euros dentro del estado de Río, el segundo más importante de Brasil. Una administración cuyas cuentas se encuentran bloqueadas por el Gobierno Federal. «Calicut» es también el nombre de la ciudad india que el descubridor de Brasil, Pedro Álvares Cabral, saqueó y bombardeó en 1500, una analogía creada por los investigadores.

La policía federal cree que hay fuertes indicios de la existencia de un cártel tras la realización de grandes obras con fondos públicos y de sobornos pagados directamente al gobernador. Precisamente el juez federal Sergio Moro, que dirige la instrucción de la Operación Lavacoches, ha sido el responsable de este dispositivo en el que han participado más de 200 policías y que se han saldado con varias detenciones en Río. El objetivo es ahondar en las investigaciones sobre la organización criminal encabezada por el ex gobernador Sergio Cabral -dedicada a la corrupción y el lavado de dinero- y compuesta por dirigentes de constructoras y políticos de primera fila del gobierno estatal de Río.

Se da la circunstancia de que el actual gobernador de Río, Luiz Fernando Pezão -ahijado político y ex vicegobernador de Cabral-, se enfrenta una ola de protestas y huelgas a causa de un paquete de medidas anti-crisis, que han terminado en violentas represiones policiales.

Los escandalosos despilfarros de Cabral

En 2011, un accidente de helicóptero en el lujoso balneario de Angra dos Reis, dejó en evidencia las relaciones muy cercanas entre el político y los ejecutivos de las constructoras que tenían contratos con su gobierno. En este suceso, del que Cabral salió ileso, murieron seis personas, una de ellas su nuera y la esposa de Fernando Cavendish, dueño de la constructora Delta. Empresa que «despegó» gracias a contratos millonarios de infraestructuras aprobados sin las correspondientes licitaciones durante el mandato de Cabral.

Un año después también salieron a la luz imágenes de una excursión de Sergio Cabral con amigos, funcionarios de su Ejecutivo y el citado Cavendish, realizada en 2009. Los vídeos y las fotos en un restaurante de lujo mostraban a Cabral y su grupo divirtiéndose como adolescentes, con un extraño juego en el que se colocaban las servilletas del restaurante en la cabeza y que terminó en la puerta del elegante Hotel Ritz. El grupo también asistió a un concierto de U2, en zona vip.

En 2013, la revista «Veja» reveló que el gobierno de Río gastaba alrededor de 100.000 euros mensuales para llevar a su familia de Cabral, a sus empleados y hasta al perro a su lujosa casa en la playa de Angra, para pasar los fines de semana.

Anillo de brillantes

En otro escándalo reciente, Cavendish confesó a los investigadores de la Operación Lavacoches que compró un anillo de oro blanco y brillantes para Adriana Ancelmo, esposa de Cabral, en una joyería Van Cleef & Arpels de Mónaco, por el que pagó 220.000 euros en 2009. La joya es uno de los símbolos de las relaciones de corrupción de Cabral con Cavendish, que le había obsequiado con un automóvil en 2007.

Aparentemente saqueado por sus políticos, la deslumbrante ciudad de Río de Janeiro, sede de grandes eventos y la compañía estatal Petrobras, parece haber perdido la oportunidad de prosperar con el Mundial y las Olimpiadas, así como con las riquezas encontradas en su costa llena de petróleo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios