Boris Johnson escucha, ayer, la locución de Theresa May durante la sesión del Parlamento británico
Boris Johnson escucha, ayer, la locución de Theresa May durante la sesión del Parlamento británico - AFP

Boris Johnson se distancia de sus presuntos «aliados»

«Estoy profundamente en desacuerdo con el sentido, el tono y el espíritu de lo que se está diciendo. Quienquiera que sea no habla por mí», ha dicho en un grupo de Whatsapp

CORRESPONSAL EN LONDRESActualizado:

Sigue el culebrón Boris Johnson, quien asegura estar harto de que pongan en su boca frases que según él no ha dicho. El ministro británico de Exteriores ha querido desmarcarse, vía WhatsApp en un grupo con compañeros conservadores, de quienes ponen en su boca afirmaciones que la prensa británica destaca a diario. Afirmaciones como que si May termina por prescindir de él, este se opondría con todas sus fuerzas.

Johnson se ha distanciado de esos presuntos «aliados» que día sí y día también agitan aún más las brasas de la rebelión interna «tory». El mensaje de Johnson es claro: «No sé quién es esa gente. No sé si son mis amigos y aliados o si representan a una siniestra banda de impostores». Para terminar desmarcándose del todo de estos presuntos portavoces: «Estoy profundamente en desacuerdo con el sentido, el tono y el espíritu de lo que se está diciendo. Quienquiera que sea no habla por mí».

Crítico de la «premier»

Comprometido con un Brexit duro, Johnson lleva en el punto de mira varias semanas por sus opiniones, contrarias en muchos puntos a las de la primera ministra, que están dejando al descubierto las grietas del Gobierno británico.

Una guerra interna en torno a cómo deben ser esas negociaciones para abandonar la UE, que ha hecho que muchos en el Partido Conservador pidan incluso a Theresa May que releve del cargo al actual ministro de Exteriores.