Internacional

Dos aviones de combate rusos invaden el espacio aéreo finlandés

Estonia también denunció que un aparato militar de Rusia violó su espacio aéreo durante un minuto

Avión ruso SU-27 que sobrevoló el espacio aéreo finlandés, cerca de Porvoo
Avión ruso SU-27 que sobrevoló el espacio aéreo finlandés, cerca de Porvoo - REUTERS
CARMEN CALVO Corresponsal En Copenhague - Actualizado: Guardado en:

Un avión de combate Sukhoi SU-27 ruso violó el espacio aéreo de Finlandia el jueves a primera hora de la tarde cerca de Porvoo, en la costa meridional del país, unos 50 kilómetros al este de la capital, Helsinki, y a 140 kilómetros de la frontera con Rusia, según han indicado las Fuerzas Aéreas finlandesas en un comunicado. Pocas horas después, otro SU-27 fue detectado en la misma zona, aunque en esta segunda ocasión se trataba de otro aparato. «La violación del espacio aéreo duró aproximadamente un minuto. El avión recorrió una distancia de 13 kilómetros, (…) un kilómetro dentro del espacio aéreo finlandés», explicó un portavoz del Ejército, quien añadió que, durante el jueves, los aviones militares rusos habían sido muy activos en el Mar Báltico y que se estaban investigando los incidentes. A modo de aviso, ha afirmado que «las Fuerzas de Defensa Finlandesas controlan el espacio aéreo y protegen la soberania territorial de Finlandia las 24 horas del día siete días de la semana». Ayer también Estonia denunció la violación de su espacio aéreo por un avión ruso que se produjo durante la madrugada y que duró al menos un minuto.

Moscú lo niega

Moscú ha negado que sus aviones hayan invadido los espacios aéreos de estos países y, en el caso de Finlandia, el Ministerio de Defensa de Rusia ha indicado que se trataba de vuelos de entrenamiento en aguas neutrales. Sin embargo, muchos analistas consideran que las «exhibiciones» rusas tienen por objeto recordar su poderío militar cada vez que sus vecinos intentan firmar acuerdos de defensa conjunta con EE.UU. o la OTAN.

Este episodio pone de manifiesto un recrudecimiento de la provocación rusa que estuvo a punto de provocar un accidente con un avión de pasajeros hace dos semanas. Dos bombarderos Tupolev, que fueron interceptados en Bilbao, se acercaron a unos dos kilómetros de un avión de pasajeros que volaba desde la capital de Islandia, Reikiavik, hasta Estocolmo (Suecia). ). Según el diario islandés «Morgunbladid», los controladores aéreos de Islandia contactaron con el piloto para informarle de la cercanía de los bombarderos rusos, aunque fueron incapaces de determinar su altura ya que habían desconectado todas las señales de sus radares. «Miré por la ventanilla y vi a dos bombarderos rusos volando en formación», explicó el piloto.

Los bombarderos rusos trajeron en jaque a las fuerzas aéreas de Noruega, Gran Bretaña, Francia y España, al recorrer cerca de 8.000 kilómetros durante siete horas, aunque, al parecer, no invadieron el espacio aéreo de ninguno de estos países.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios