La Policía y los servicios de rescate en el lugar del atentado
La Policía y los servicios de rescate en el lugar del atentado - REUTERS

Un atentado contra un autobús del Gobierno en Pakistán deja al menos 15 muertos

El suceso también ha dejado consigo más de una treintena de heridos

Actualizado:

Al menos 15 personas han muerto y 30 han resultado heridas este miércoles en un atentado con bomba contra un autobús en el que viajaban empleados del Gobierno en la ciudad de Peshawar, en el noroeste de Pakistán. El ataque ha ocurrido en torno a las 08.00 hora local (03.00 GMT), cuando una bomba colocada en el interior del autobús ha detonado, según ha indicado a Efe el portavoz del Gobierno local Roshan Lal, que ha confirmado que hasta el momento se han contabilizado 15 muertos.

El vehículo estaba recogiendo funcionarios del Gobierno local en diferentes zonas cercanas a la ciudad para transportarlos a sus oficinas en Peshawar, ha señalado Lal. La onda expansiva de la explosión ha roto cristales de edificios cercanos y ha causado el pánico entre los vecinos. El portavoz ha indicado que los heridos han sido transportados al Hospital Lady Reading.

El primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, ha condenado el ataque y ha expresado «su profunda tristeza» por la pérdida de vidas humanas. «Estos cobardes ataques no pueden minar nuestra resolución contra el terrorismo», ha indicado el mandatario en un comunicado.

Peshawar es la capital de la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, fronteriza con la región de Khyber, donde en octubre de 2014 el Ejército paquistaní inició una ofensiva contra los insurgentes que se sumó a otra lanzada en junio de ese año en el área tribal de Waziristán del Norte. En diciembre de 2014, un asalto del principal grupo talibán paquistaní, el TTP, contra una escuela de la urbe causó 151 muertos, entre ellos 125 niños, una acción que se produjo, según dijeron los insurgentes, en venganza por las operaciones militares. Los ataques talibanes se han reducido notablemente tras el comienzo del operativo del Ejército, en el que han muerto unos 3.500 insurgentes.