La oposición asegura que se quedará en la sede del Parlamento venezolano

«Los parlamentarios seguirán haciendo su trabajo en el Palacio Legislativo porque así lo ordenaron 14 millones de venezolanos el 6 de diciembre de 2015», defiende la oposición

CaracasActualizado:

La Asamblea Constituyente impulsada por el Gobierno de Nicolás Maduro se ha instalado este viernes en el Salón Elíptico del Palacio Legislativo, que también alberga la Asamblea Nacional, de modo que ambas cámaras convivirán en el mismo edificio, lo que podría dar lugar a un nuevo episodio violento en el lugar, debido a la creciente tensión política.

La Asamblea Nacional, controlada por la Mesa de Unidad Democrática (MUD) –coalición opositora– ha emitido un comunicado este viernes para denunciar que la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) «ha utilizado la fuerza para violentar las puertas y comenzar los preparativos para el acto (de instalación) de la Asamblea Constituyente».

Es lamentable que hayan violentado el Salón Elíptico para materializar el fraude que le hicieron al paísJulio Borges

La nueva cámara estará situada en el Salón Elíptico, una estancia que quedó vacía cuando el Parlamento pasó a ser unicameral y que desde entonces depende «para su protección y conservación» del Poder Ejecutivo, según ha indicado la cúpula parlamentaria. «Es lamentable que hayan violentado el Salón Elíptico para materializar el fraude que le hicieron al país, (...) el más grande e ilegal en la historia contemporánea de Venezuela», ha dicho el presidente de la Asamblea Nacional, el opositor Julio Borges, junto a sus vicepresidentes, Freddy Guevara y Dennis Fernández.

Los dirigentes opositores han aclarado, no obstante, que los efectivos de la GNB les han asegurado que «los parlamentarios seguirán haciendo su trabajo en el Palacio Legislativo porque así lo ordenaron 14 millones de venezolanos el 6 de diciembre de 2015».

El pasado domingo, Venezuela celebró elecciones para elegir a los 545 miembros de la Asamblea Constituyente, que tienen el mandato de elaborar una nueva Carta Magna con el fin de recuperar la paz social, después de cuatro meses de enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad que han dejado más de cien muertos y miles de detenidos.

Comicios bajo sospecha

La clave de estos comicios era la participación porque la Mesa de Unidad Democrática no presentó candidatos para boicotear el proceso electoral, por considerar que es un «fraude» del «chavismo» para perpetuar a Maduro en la Jefatura del Estado.

Según las autoridades, el domingo pasado votaron 8 millones de personas. Pero, según Reuters, una hora y media antes del cierre de los colegios lo habían hecho solo 3,7

El Consejo Nacional Electoral ha asegurado que se emitieron más de ocho millones de votos, lo que superaría los buenos resultados de la MUD en las parlamentarias de 2015 y del propio Maduro en 2013. La oposición, en cambio, sostiene que solo participaron unos 2,4 millones de personas. Los datos del CNE a los que ha tenido acceso Reuters revelan que hacia las 17.30 (hora local) solo habían votado 3,7 millones de personas, hora y media antes de que cerraran los colegios electorales. La votación se prorrogó una hora debido, según el CNE, a la masiva afluencia a las urnas.

Además, el CEO de Smartmatic, Antonio Mugica, reveló el miércoles que «el resultado de las recientes elecciones a la Asamblea Constituyente fue manipulado». «Estimamos que la diferencia entre la participación real y la anunciada por las autoridades venezolanas es de al menos un millón de votos», ha detallado.

El Parlamento aprobó por unanimidad pedir al Ministerio Público que abra una investigación penal por un delito electoral. La fiscal general, Luisa Ortega Díaz, que hace meses se desmarcó del Gobierno, ha accedido. «Pedimos que se haga una auditoría con expertos nacionales e internacionales», ha reclamado.