Internacional

Ansia de una paz basada en la ley

Sólo la justicia puede reparar el daño, y es una condición previa e indispensable a la paz

Partidarios del «no» celebran en las calles de Colombia el resultado del referéndum
Partidarios del «no» celebran en las calles de Colombia el resultado del referéndum - REUTERS
JOSÉ HERRERA Director De Internacional De Faes - Actualizado: Guardado en:

Los colombianos han dicho «no» al acuerdo de La Habana para salvaguardar su democracia. Las operaciones antiterroristas impulsadas por Pastrana y Uribe diezmaron a las FARC, y el acuerdo sometido a plebiscito daba un respiro a un grupo criminal que cuenta con ingentes recursos del narcotráfico y constituye una amenaza para la seguridad global.

El «no» ha triunfado pese al reduccionismo del «paz o guerra» y los entusiastas apoyos de parte de la comunidad internacional. Es muy diferente firmar una paz que alcanzarla. Sólo la justicia puede reparar el daño, y es una condición previa e indispensable a la paz.

Colombia ha dicho «no» a las FARC, pero ansía la paz. Toca reestablecer los consensos democráticos para garantizar una paz justa, sin impunidad, que fortalezca las instituciones. Una paz basada en la ley, que reivindique a los verdaderos héroes: las víctimas, sus familias y los ciudadanos de bien.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios