Internacional

Amnistía pide la liberación de un joven ruso encarcelado por buscar Pokémon en una iglesia

El bloguero Ruslán Sokolovski se enfrenta a una pena de cinco años de prisión por «instigar al odio»

Amnistía admite que la actitud del joven fue «irrespetuosa»
Amnistía admite que la actitud del joven fue «irrespetuosa» - Maya Balanya
EFE Moscú - Actualizado: Guardado en:

Amnistía Internacional (AI) pidió este lunes la liberación de un joven bloguero ruso que fue encarcelado por buscar Pokémon en una iglesia, motivo por lo que podría ser condenado a una pena de hasta cinco años de cárcel.

«Lo absurdo del caso del bloguero ruso encarcelado por jugar al Pokémon Go en una iglesia pone de manifiesto lo que ocurre cuando las autoridades tienen tan poco respeto por la libertad de expresión», señala el comunicado de AI.

Aunque admite que el comportamiento de Ruslán Sokolovski puede ser considerado «irrespetuoso por algunos», Amnistía aduce que las autoridades «no debería encarcelar a la gente sólo por herir los sentimientos religiosos».

Sokolovski, de 21 años, fue condenado a dos meses de arresto administrativo el 3 de septiembre tras colgar un vídeo en el canal YouTube en el que se le ve jugando al popular juego en el interior de la catedral de Yekaterimburgo, capital de los Urales.

El joven fue arrestado por «impedir el ejercicio del derecho a la libertad de conciencia y religión e instigar al odio», en virtud de una ley promulgada tras la famosa homilía punk protagonizada por el grupo Pussy Riot en la catedral de Cristo Salvador de Moscú en 2012.

La nota de AI reconoce que Sokolovski acudió a la iglesia el pasado 11 de agosto después de que la televisión pública advirtiera en julio contra la práctica de cazar Pokémon en templos religiosos o cerca de la frontera, bajo la amenaza de penas de cárcel.

Según esa ley, Sokolovski, que utilizó su iPhone para grabar su acción, podría ser condenado a cinco años de prisión, ya que los investigadores dijeron haber encontrado en su domicilio pruebas de ataques a la libertad de credo.

La Iglesia Ortodoxa Rusa ha respaldado la detención del joven, pero la ha vinculado no con el Pokémon Go, sino con sus provocativas actividades de bloguero, cuyo arresto ha desatado la campaña «#FreeSokokolovsky» en las redes sociales.

En cambio, el jefe de la comisión de Asuntos Religiosos de la Duma o cámara de diputados, Jaroslav Nilov, tachó de innecesaria la detención y consideró que cazar pokémones en una iglesia no puede considerarse una blasfemia.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios