Dos sirios kurdos huyen del Daesh y son fotografiados tras cruzar la frontera entre Siria y Turquía en 2014
Dos sirios kurdos huyen del Daesh y son fotografiados tras cruzar la frontera entre Siria y Turquía en 2014 - AFP

Amnistía Internacional denuncia secuestros, torturas y ejecuciones a manos de grupos rebeldes sirios financiados por Occidente

La ONG denuncia que los sirios que huyen de la brutalidad del gobierno se encuentran ante una realidad similar

MADRIDActualizado:

Secuestros, torturas y ejecuciones masivas perpretadas por grupos rebeldes financiados con dinero de Estados Unidos, la Unión Europea, Arabia Saudí, Catar y Turquía entre otros. 367 periodistas secuestrados en cuatro años y numerosos abogados, activistas y niños que, huyendo de la brutal violencia y represión de las fuerzas del régimen sirio, han acabado atrapados en zonas de Alepo e Iblid controladas por grupos rebeldes igual de autoritarios y represivos.

Así lo indica la ONG Amnistía Internacional en un informe titulado «"La tortura fue mi castigo": Secuestros, tortura y secuestros masivos de grupos debeldes en Alepo e Iblid, Siria», en el que denuncia los crímenes de guerra que están pasando desapercibidos a través de las historias en primera persona de quienes han sido secuestrados y torturados.

El informe se centra en cinco grupos rebeldes extendidos en las ciudades de Alepo e Iblid, al norte de Siria desde 2012 hasta la actualidad. De la coalición «Conquista de Alepo», que agrupa a 31 grupos rebeldes, el reportaje informa sobre las atrocidades cometidas por los grupos Frente Al-Shamia, Movimiento Nour al-Dine Zinki y División 16, así como de los grupos Jahbat-al Nusra y Movimiento Islámico Ahrar al-Sham de la coalición «Ejército de Conquista» de Iblid.

Amnistía Internacional denuncia que estos grupos rebeldes han creado su propio «sistema judicial Sharia» con fuerzas policiales, centros de detención, fiscalías y jueces en los que se juzga y castiga con tortura a los «infractores» que les critican o no siguen su ley.

«Se están pasando sentencias y realizando ejecuciones sin un juicio de un tribunal legítamente constituido, con garantías judiciales», dijo el director de Amnistía Internacional en Oriente Medio y el Norte de África, Philip Luther.

Luther critica que estos grupos estén siendo financiados por países miembros del Grupo Internacional de Apoyo a Siria (GIAS), que fue constituido en las negociaciones de paz sirias en Viena el pasado mes de noviembre.

«Los países miembros del GIAS, entre los que se incluyen Estados Unidos, Catar, Turquía y Arabia Saudí deben ejercer presión sobre los grupos armados para finalizar los abusos,» dijo Luther, quien también les pide que dejen de financiarles. «También deben dejar de transferir armas y cualquier otro tipo de apoyo a grupos que cometen crímenes de guerra y todo tipo de violaciones».

Poner un comentario crítico en Facebook, programar música en la radio que se considere «ofensiva hacia el Islam», no llevar velo, ser «sospechoso» de ser cristiano o seguidor del régimen sirio son algunos de los motivos por los que periodistas, activistas y abogados son torturados y secuestrados, siempre según el informe de Amnistía Internacional.

Testimonios de torturas en primera persona

Bassel, un nombre ficticio ya que no quiere revelar su verdadera identidad, es un abogado sirio que llegó a Idlib huyendo de las fuerzas del régimen de Assad. En noviembre de 2015 fue secuestrado por el grupo rebelde Jabhat al-Nasura tras criticarles en Facebook. Le retuvieron 10 días en una casa abandonada y le forzaron a dejar su profesión, amenazándole con matar a su familia si no lo hacía.

«Estaba feliz por haber huido del régimen injusto del gobierno sirio pero ahora la situación es peor», dijo Bassel.

Halim, también de nombre ficticio, es un activista humanitario que fue secuestrado por el Movimiento Nour al-Dine Zinki hace dos años en Alepo mientras supervisaba un proyecto en un hospital de la ciudad. Fue incomunicado durante dos meses y forzado a firmar una confesión bajo tortura.

«Me puso las manos sobre la cabeza y me forzó a levantar mis piernas en posición perpendicular. Entonces comenzó a golpearme con cables en la planta de mis pies. No pude aguantar el dolor y acabé firmando el papel», dijo Halim.

También los hay quienes desgraciadamente no han podido contarlo. Un chico de 17 años acusado de ser gay, una mujer acusada de adulterio así como varios miembros del régimen sirio y de otros grupos rebeldes rivales como el Daesh han sido asesinados en público, según condena el informe.

Desde que comenzara la guerra de Siria en 2011 más de 6.6 millones de sirios han sido desplazados dentro de sus fronteras y se ha cobrado casi medio millón de vidas, según un informe del Centro Sirio para la Investigación Política del pasado mes de Febrero.