Internacional

Las amenazas de Trump relanzan el proyecto de defensa europea

El gobierno alemán pide voluntad política para construir un ejército continental

La ministra de Defensa alemana Von der Leyen con la canciller Merkel
La ministra de Defensa alemana Von der Leyen con la canciller Merkel - EFE
ROSALÍA SÁNCHEZ Berlín - Actualizado: Guardado en:

Alemania no ve el paso atrás que Trump desea dar en la OTAN como una amenaza, sino como una oportunidad. Superado el primer momento de «shock», reconocido por la ministra alemana de Defensa apenas se hacía público el resultado de la votación, Ursula von der Leyen ha hecho un llamamiento a una mayor independencia europea en política de seguridad y ha planteado que «Europa necesita en primer lugar una voluntad política común para tener mayor relevancia en la política de seguridad y, para ello, el resultado de los comicios de Estados Unidos podría suponer un importante impulso».

Según la ministra cristianodemócrata, ya estaba claro antes de la cita electoral estadounidense que los europeos no podían obviar una mejor organización de su política de seguridad, aunque siendo conscientes de que se trata de una tarea que no se puede acometer «de la noche a la mañana». Y en todo caso, «el compromiso de Estados Unidos con los intereses europeos continuará siendo indispensable en el futuro, dado que es el pilar básico de la OTAN», ha escrito en un artículo publicado por Rheinische Post.

La siempre convencida atlantista aboga por un acercamiento a la Administración Trump y a una colaboración lo más estrecha posible con el nuevo gobierno estadounidense al tiempo que se decanta por el pragmatismo y advierte de que «no debemos tener demasiado en cuenta las duras palabras de Trump pronunciadas, entre otros, contra Alemania durante la campaña electoral». Pero independientemente de la posición que a partir de ahora adopte EE.UU., Von der Leyen considera que «habrá que seguir defendiendo los valores de Occidente en el escenario internacional contra aquellos que tienen ideas muy diferentes sobre nuestros valores fundamentales».

Tras lo que la ministra aprovecha la ocasión para impulsar un proyecto de Ejército europeo que ella misma identificaba el año pasado como un lejano objetivo. «Quizá siga siendo una meta a largo plazo, pero mis hijos lo verán hecho realidad», decía, esperanzada, tras una reunión con su homóloga holandesa, Jeanine Hennis-Plasschaert, que asentía al comentario. Ya entonces consideraba Von der Leyen que «lo primero es fortalecer gradualmente la unión europea de la Defensa», apuntando además que «también EE.UU. quiere que nosotros, los europeos, seamos una fuerza consistente dentro de la OTAN». Ahora ve como gran prioridad «que Trump presente a su equipo y nos plantee sus posiciones».

Los ministros europeos de Defensa debatirán la próxima semana cómo estrechar la cooperación y Alemania es partidaria, por ejemplo, de «asumir una mayor responsabilidad en la seguridad en África».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios