Internacional

Álvaro Uribe: «La impunidad total será la madre de nuevas violencias»

Declaraciones a ABC del ex presidente colombiano ante el plebiscito sobre el acuerdo de paz con las FARC

Manuel Trillo - @manueltrillo Madrid - Actualizado: Guardado en:

El ex presidente de Colombia y principal defensor del “no” en el plebiscito sobre el acuerdo de paz de este domingo, Álvaro Uribe, advierte de que la “total impunidad” que a su juicio se concede a los guerrilleros de las FARC “será la madre de nuevas violencias”. “Eso de que los violadores y asesinos de niños, que el mayor cártel de cocaína del mundo, los secuestradores, los responsables de toda clase de atrocidades, que ni siquiera los cabecillas vayan a la cárcel, genera un estado de cosas bastante vulnerable en derecho internacional”, asegura en declaraciones remitidas por escrito a ABC.

Cerca de 35 millones de colombianos están llamados a pronunciarse a favor o en contra del acuerdo de paz que el hoy presidente, Juan Manuel Santos, firmó el pasado 26 de septiembre el acuerdo de paz con el líder de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, alias “Timochenko”.

Uribe, que ocupó la presidencia entre 2002 y 2010 y tuvo a Santos como ministro de Defensa durante años de duro acoso a la guerrilla, ha expresado su “preocupación” porque el actual gobierno “ha cimentado la tolerancia en la indulgencia con el narcoterrorismo, mediante un acuerdo que le garantiza total impunidad y una justicia aprobada a su medida”. “Cuando no hay justicia, la ciudadanía se humilla, el delincuente se expresa campeón, el mal ejemplo cunde y con eso la ciudadanía tiende más al rencor que al perdón”.

A su juicio, esa “impunidad total será la madre de nuevas violencias” y lleva a pensar en que “sin los mínimos de sanciones adecuadas, el acuerdo puede ser insostenible en el largo plazo”.

Además, considera que, con el acuerdo suscrito, la economía colombiana “queda capturada por las FARC”. “Más impuestos generales, más impuesto predial, aumento excesivo del gasto público, que será inflexible, veinte decisiones del Stado deberán someterse al visto bueno, previo, del comunitario de las FARC”. Asimismo, “surge una nueva motivación constitucional para expropiar propiedad privada de personas honestas”, alerta.

El ex jefe del Estado colombiano apunta que el terrorismo está “a la expectativa” de que, con este acuerdo, “se deteriore la economía y se agrave la crisis social”, lo cual “permitiría la toma del poder para implantar definitivamente el fracaso Socialismo del siglo XXI, al estilo de la hermana Venezuela”, algo que “las FARC confiesan sin reservas”, apunta.

“La crisis de inversen agrava la pobreza y los colombianos aburridos con Santos y sus parecidos pueden optar por ensayar a 'Timochenko' y sus parecidos”, avisa Uribe, que ve en ello un “verdadero peligro” para la democracia colombiana.

Críticas a la comunidad internacional

En cuanto al apoyo al acuerdo por parte de la comunidad internacional, el que fuera presidente de Colombia señala que se le ha “vendido” el caso de Colombia como si se tratara de una dictadura militar del Cono Sur o Centroamérica en tránsito a una democracia y que “eso lo justifica todo”. “No, aquí hemos tenido un aparato criminal, unos con ideología, otros simplemente mercenarios, con narcotráfico, todos combatiendo una democracia respetable y unas Fuerzas Armadas respetuosas de las jerarquías, de los principios constitucionales, donde no ha habido un designio criminal, sino casos aislados de violación de las leyes y de los Derechos Humanos; aquí hemos tenido unas Fuerzas Armadas respetables defendiendo la democracia”, subraya.

"Cuando no hay justicia, la ciudadanía se humilla, el delincuente se expresa campeón, el mal ejemplo cunde y con eso la ciudadanía tiende más al rencor que al perdón"Álvaro Uribe

Uribe plantea esta reflexión: “Si el nivel de indulgencia total con el terrorismo no lo aceptan los españoles, ni los belgas, ni los franceses, ni los norteamericanos, ¿por qué para Colombia sí lo admiten, con el riesgo que ello supone para nuestra democracia? Nos duele que una democracia amiga como la de España avale la impunidad disfrazada de las FARC, cuando nunca lo hizo en favor de ETA”.

El abanderado del “no” en el plebiscito de este domingo se queja de que haya sido una campaña “desventajosa”, después de que el gobierno de Santos se negara a que hubiera recursos estatales para las campañas a favor y en contra. Según critica, el Ejecutivo “pone todo el presupuesto del Estado en favor de la campaña del ‘sí’, coacciona a los empleados públicos e intimida a los empresarios y a los medios de comunicación”. Además, denuncia, “dice a los alcaldes y gobernadores que si quieren regalías tienen que apoyar el ‘sí’” e incluso el presidente “los invita a desconocer los límites que imponen los organismos de control”, algo que en su opinión “deslegitima” a Santos y su campaña en defensa del acuerdo de paz.

Álvaro Uribe critica también el cambio en la normativa para validar el resultado del plebiscito, que de requerir un mínimo del 50% del censo de participación ha pasado a exigir un 13% de votos favorables para que el acuerdo de paz se considere respaldado en la consulta. Para el ex presidente, se trata de “una trampa del Gobierno, un engaño”. En este sentido, se pregunta “cómo es posible” un umbral de 4,4 millones de votos para un país de 48 millones de habitantes, cuando el plebiscito de 1957, en el que se pasó de la dictadura a la democracia, tuvo por el “sí” 4.169.000 votos cuando solo había una población de 14 millones de personas.

Los sondeos publicados en las últimas semanas auguran para este domingo una victoria del “sí”, pero Uribe asegura que él no es “analista de encuestas” y que su única respuesta es “trabajar, trabajar y trabajar”.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios