Internacional

En Alemania hay casi 1.500 niñas refugiadas casadas

La legislación germana no establece claramente qué hacer con ellas

Casi 1.200 niñas refugiadas llegadas a Alemania fueron casadas con un adultoya en sus países de origen y antes de emprender viaje a Europa
Casi 1.200 niñas refugiadas llegadas a Alemania fueron casadas con un adultoya en sus países de origen y antes de emprender viaje a Europa - AFP
ROSALÍA SÁNCHEZ Corresponsal En Berlín - Actualizado: Guardado en:

Las primeras denuncias partieron de los Bundesländer, que gestionan los albergues de refugiados y venían detectando un preocupante número de niñas casadas con hombres adultos. Concretamente Baviera hablaba de 161 casos de matrimonios con menores de 16 años y otros 161 casos con menores de 18. Tras esta alarma, el Ministerio de Interior alemán ha rastreado el registro de datos de refugiados y acaba de anunciar un recuento total de 1.475 refugiados menores de edad y que constan como casados a fecha de 31 de julio. En la mayoría de los casos, 1.152, se trata de niñas que fueron casadas con un adulto ya en sus países de origen y antes de emprender viaje a Europa. La legislación alemana no establece claramente qué hacer con ellas.

Los matrimonios que impliquen a una persona menor no están permitidos en Alemania salvo excepciones. A partir de los 16 años es posible únicamente si el otro contrayente es mayor de edad y existe el consentimiento de los padres o de un tribunal de familia, pero resulta imposible confirmar si se dan estos requisitos. La mayoría de menores registrados como casados son originarios de Siria (664); otros países de procedencia son Afganistán (157), Irak (100), Bulgaria (65), Polonia (41), Rumanía (33) y Grecia (32). Las autoridades alemanas ya están bastante desbrodadas como para además tratar de comprobar en esos países si hubo consentimiento.

«En nuestro país y en nuestra cultura, las niñas de 14 y de 15 años corresponden a la escuela, no al altar ni a la vida doméstica», defiende el ministro de interior de Renania Norte- Westfalia, Thomas Kutschaty , que aplica de hecho en su estado federado el no reconocimiento de esos matrimonios, lo que ocasiona a su vez otros problemas. «La información sobre el estado civil no es de obligatorio cumplimiento en la documentación de registro, por lo que si ven que hay problemas con eso, sencillamente el matrimonio no es declarado o se miente sobre la edad de las niñas en el registro, que también está a la orden del día», explica un empleado del registro.

Algunos tribunales, como la Audiencia Territorial de Bamberg, han reconocido estos matrimonios. En mayo pasado, tomando en cuenta las declaraciones y los deseos de la menor, este tribunal dio como válido el matrimonio entre un refugiado sirio y su prima, que fue casada cuando tenía 14 años. Pero otros jueces dictan sentencias contrarias, como en la ciudad de Aschaffenburg, que no había reconocido el matrimonio por ser ella menor de edad y había asumido la tutela de la adolescente. El recurso del marido ha estado en los titulares de la prensa local durante meses. El Tribunal Supremo estudia si es posible reconocer los matrimonios con menores contraídos en el extranjero, pero la ONG Aldeas Infantiles SOS, con sede en Múnich, denuncia que en la mayoría de los casos se trata de niñas entregadas o vendidas por sus progenitores en campamentos de refugiados de Jordania, Líbano, Irak y Turquía a cambio de una dote que ronda los 4.000 euros. Posteriormente, las niñas no declaran la verdad ante las autoridades alemanas por miedo a la reacción de sus maridos.

El portavoz de Unicef, Rudi Terneden, advierte que «no hay respuesta sencilla, porque en casos de maltrato o embarazo puede ser recomendable la separación de la pareja, para preservar la salud de la menor, pero hay casos en los que la separación las hace sentirse aún más perdidas».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios