Internacional

Alain Juppé, curtido en mil batallas

El primer ministro y delfín de Jacques Chirac se presenta como «la mejor baza para impedir el triunfo de Le Pen»

El candidato a liderar la derecha francesa, Alain Juppé, el pasado domingo durante un acto de campaña en París
El candidato a liderar la derecha francesa, Alain Juppé, el pasado domingo durante un acto de campaña en París - REUTERS
JUAN PEDRO QUIÑONERO Corresponsal En París - Actualizado: Guardado en:

Alain Juppé (71 años) lleva décadas esperando su entrada triunfal en el Elíseo. Desde los 70 participó en todas las batallas ganadas y perdidas por la derecha francesa. Antiguo primer ministro y delfín de Jacques Chirac, así como alcalde de Burdeos, dejó su huella en los grandes ministerios (Presupuesto, Defensa, Exteriores...) de los gobiernos conservadores de los últimos 30 años.

En su palmarés solo falta un título: el de jefe del Estado. Con la experiencia de un conservador intachable, Juppé hace campaña en nombre de una Francia «reconciliada consigo misma», que necesita reformas profundas, pero un país -como pide la Conferencia Episcopal- reconciliado «en su diversidad».

La Francia de Juppé se funda en una convicción personal y en un análisis táctico: para ser elegido, cualquier candidato a presidente necesita los votos de su bando (la derecha y el centro en el caso de Juppé) y algunos de otros horizontes (electores agnósticos o de centro izquierda).

Como primer ministro de Chirac, Juppé vivió en 1995 el enfrentamiento con los sindicatos, que hundieron sus proyectos de reformas. Ahora, promete reformas radicales a través del diálogo. Se presenta como «la mejor baza para impedir el triunfo de Le Pen».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios