El emperador Akihito, saludando durante la celebración de su 83 cumpleaños el 23 de diciembre de 2016
El emperador Akihito, saludando durante la celebración de su 83 cumpleaños el 23 de diciembre de 2016 - EFE

Akihito, el primer emperador de Japón en dos siglos en abdicar

El 30 de abril de 2019 se retirará el modernizador de la monarquía más antigua del mundo

Actualizado:

Akihito se convertirá el 30 de abril de 2019 en el primer emperador de Japón en dos siglos en abdicar. Cuando llegue esa fecha, llevará 30 años en el trono del imperio del Sol Naciente y el pueblo japonés lo despedirá con todos los honores, al haberse ganado su cariño. Y eso que no lo tenía fácil debido al trágico pasado militar japonés.

Su padre, Hirohito, se libró de ser juzgado por los Aliados tras la derrota de Japón en la Segunda Guerra Mundial, pero se vio desposeído de su carácter divino y la monarquía quedó reducida a una institución meramente ceremonial.

Tras sucederlo en 1989, en una fastuosa ceremonia de proclamación después de diez meses de luto, Akihito tuvo que enfrentarse al estallido de la burbuja inmobiliaria y a la crisis financiera que sacudió a Asia a mediados de los 90. Tocaban tiempos difíciles para la hasta entonces boyante economía nipona, que lleva ya dos décadas estancada.

A pesar de estos problemas, sus súbditos valoran el carácter reconciliador de Akihito, quien durante su reinado ha recordado en varias ocasiones las atrocidades cometidas por el Ejército imperial nipón durante la invasión de buena parte de Asia. Así lo hizo en 1990 en Corea del Sur, que fue colonia japonesa entre 1910 y 1945, y dos años después en China, cuando se convirtió en el primer soberano nipón en visitar este país. En 2015, durante el 70 aniversario de la Segunda Guerra Mundial, Akihito expresó su «profundo arrepentimiento» por el dolor infligido por su país durante la contienda.

El emperador Akihito y su hijo Naruhito
El emperador Akihito y su hijo Naruhito-AFP

En su modernización de la monarquía nipona, probablemente la más antigua del mundo gracias a sus 1.300 años de historia, Akihito fue el primer soberano en casarse con una plebeya, Michiko, en 1959. Además de los príncipes Naruhito y Akishino, la pareja tiene una hija, Sayako, que perdió el título cuando se casó en noviembre de 2005 con el plebeyo Yoshiki Kuroda, funcionario del Departamento de Urbanismo de Tokio.

Ahora también será el primer monarca de la era moderna de Japón en abdicar. A sus 83 años -cumplirá 84 este mes- ha sufrido varios problemas de salud que le han obligado a someterse a importantes operaciones. En 2003 fue intervenido de un cáncer de próstata y, en 2012, pasó cuatro horas en el quirófano para una operación de «bypass» en el corazón. Durante su convalecencia, el príncipe Naruhito actuó como regente, lo que le sirvió para empezar a descubrir el rol que le tocará desempeñar en el futuro.