Internacional

Ahmad Khan Rahami, el amante de los coches rápidos que se radicalizó en los últimos tiempos

Su familia, de origen afgano y que regentaba un restaurante en Elizabeth, empezó a vestir ropa religiosa hace tres o cuatro años

Vídeo: Así fue la detención en la tarde del lunes - ABC
AGENCIAS - Actualizado: Guardado en:

Ahmad Jan Rahami, el principal sospechoso de la colocación de tres bombas en Nueva York y Nueva Jersey, viajó en al menos tres ocasiones a Afganistán y una a Pakistán, la última de ellas en 2014, según han informado fuentes de la investigación a la cadena de televisión CBS.

Rahami fue detenido el lunes tras abrir fuego contra los agentes que le intentaban capturar en la localidad de Linden, en Nueva Jersey, y ha sido intervenido quirúrgicamente por una herida de bala que sufrió en el enfrentamiento con los agentes.

La Fiscalía del Condado de Union, en Nueva Jersey, ha informado de que Rahami ha sido acusado de cinco cargos de intento de asesinato y dos por posesión y uso de armas. Las autoridades federales de Estados Unidos están estudiando si presentan cargos por terrorismo. La juez Regina Caulfiel le ha impuesto a Rahimi una fianza de 5,2 millones de dólares (4,6 millones de euros).

Un responsable de las fuerzas de seguridad estadounidenses ha contado que Rahami viajó en al menos tres ocasiones a Afganistán, la última de ellas en 2014. En al menos uno de esos viajes, se trasladó a Pakistán. Los investigadores están analizando los motivos de esos desplazamientos, para aclarar si eran por razones familiares o por otros temas.

Una fuente de los servicios federales de Inteligencia de Estados Unidos ha asegurado que Rahimi tenía una mujer que vive en el extranjero y para la que habría solicitado en su día un visado al Gobierno norteamericano cuando estaba embarazada.

Familia de inmigrantes

Todo Nueva York y New Jersey conocían este lunes por la mañana el nombre y el rostro de Ahmad Khan Rahami, el sospechoso de colocar las bombas que explotaron este fin de semana. Su cara, en cuatro fotografías distintas, circuló por televisiones, webs y redes sociales hasta dar con él.

Hasta entonces, había sido un perfecto desconocido, un joven nacido en una familia de inmigrantes, diluido entre los millones que hay como él en la Gran Manzana y los suburbios de clase media de New Jersey. Su familia regenta un restaurante de pollo frito en Elizabeth, una ciudad de New Jersey cercana al aeropuerto de Newark y a media hora en tren del centro de Nueva York. El restaurante era conocido en la localidad, abierto hasta altas horas y regentado por el padre de Ahmad.

Joven de barrio

El sospechoso nació en Afganistán hace 28 años y obtuvo la nacionalidad estadounidense tras emigrar con su familia. Ayudaba a su padre en el negocio y tenía una vida normal, como cualquier joven de barrio: trataba bien a sus clientes leales con comida gratis, jugaba a baloncesto en el parque, charlaba con sus amigos en la acera de enfrente del local…

Amante de los coches rápidos, llevó durante mucho tiempo una vida «occidentalizada». Una vecina aseguró que eso cambió hace tres o cuatro años, cuando la familia Rahami empezó a vestir ropa religiosa.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios