El agricultor francés Cedric Herrou, a la entrada del palacio de justicia en Aix-en-Provence cerca de un letrero que dice "No al crimen de solidaridad"
El agricultor francés Cedric Herrou, a la entrada del palacio de justicia en Aix-en-Provence cerca de un letrero que dice "No al crimen de solidaridad" - AFP

Un activista francés es condenado por haber ayudado a 200 inmigrantes a entrar en su país

Herrou, residente a pocos kilómetros de la frontera con Italia y conocido por su apoyo a los cientos de personas que cada día intentan atravesarla, ya fue sancionado con una multa de 3.000 euros el pasado febrero

Actualizado:

El agricultor y activista francés Cédric Herrou ha sido condenado este martes en segunda instancia a 4 meses de cárcel, exentos de cumplimiento, por haber ayudado a 200 migrantes a entrar de manera ilegal en su país.

Herrou, residente a pocos kilómetros de la frontera con Italia y conocido por su apoyo a los cientos de personas que cada día intentan atravesarla, ya fue sancionado con una multa de 3.000 euros el pasado febrero.

Sin embargo, la Fiscalía recurrió la decisión del Tribunal de Niza, en el sureste de Francia, tras considerar que el militante, de 37 años, no había recibido una pena lo bastante dura.

Este habitante del valle del Roya, que comienza en Francia y llega hasta la localidad italiana de Ventimiglia, fue condenado también hoy a pagar 1.000 euros por daños e intereses a la compañía ferroviaria francesa SNCF por haber ocupado un local abandonado, propiedad de ésta, para alojar a unos cincuenta eritreos.

También se le impidió salir del territorio francés y acceder a cualquier estación de tren de la región, y se le obligó a presentarse cada quince días en la comisaría local.

Herrou, miembro de la asociación de ayuda a inmigrantes «Roya Citoyenne», anunció que recurrirá esta nueva sentencia, que considera «influida por la política de extrema derecha».

«No me arrepiento de nada, lo hice con placer y continuaré luchando», aseguró a la salida del juzgado antes de denunciar un «racismo de Estado» e interpelar al presidente francés, Emmanuel Macron, a posicionarse.

La condena ha sido calificada por el tribunal de segunda instancia de «advertencia» a este activista, que ha llegado a acoger a casi 400 inmigrantes a la semana.

La frontera entre Italia y Francia es fuente de tensiones entre ambos Estados a causa de los cientos de personas, en su mayor parte de origen afgano o eritreo, que cada día intentan atravesarla para continuar su camino hacia el norte de Europa o reclamar el estatus de refugiado en el país galo.