Netanyahu había prometido que si seguía como primer ministro no pactaría la creación de un Estado palestino
Netanyahu había prometido que si seguía como primer ministro no pactaría la creación de un Estado palestino - reuters

Netanyahu se desdice y defiende «una solución de dos estados» para lograr la paz con Palestina

Actualizado:

En apenas 48 horas Benjamin Netanyahu cambia de discurso y pasa del «no» rotundo a la creación del estado palestino a abrir las puertas de nuevo a «la solución sostenible y pacífica de los dos estados, pero para que pueda darse las circunstancias tienen que cambiar», según las declaraciones realizadas a la cadena NBC en el transcurso de una entrevista en la que también lanzó mensajes reconciliatorios hacia Estados Unidos.

En medio de este cambio en sus declaraciones se celebró la jornada electoral en la que los israelíes volvieron a confiar en el líder del Likud y le otorgaron la victoria con 30 escaños, seis más que la Unión Sionista de Isaac Herzog. Después de un inicio de campaña marcado por la amenaza de Irán, Netanyahu centró su discurso en las jornadas previas a la votación en el tema palestino y, además de echar por tierra el plan de los dos estados en el que trabaja la comunidad internacional desde hace dos décadas, adelantó las construcción de miles de nuevas viviendas en los asentamientos ilegales de Cisjordania. El Likud apeló al voto del miedo, alertando de los riesgos que podría acarrear para la seguridad del país la agenda propuesta por los laboristas, dispuestos otorgar sobre el papel ligeras concesiones a los palestinos.

Pero una cosa es el discurso interno y otra el que se dirige al exterior. Con la victoria en las urnas asegurada y en plena fase de negociación con los partidos ultraconservadores y religiosos para llegar a los 61 escaños necesarios para formar gobierno, Netanyahu responde a las críticas de la comunidad internacional con este cambio de discurso. En la práctica no aporta cambios ya que durante sus mandatos, incluso con negociaciones abiertas, se intensificado la expansión de los asentamientos. Desde Estados Unidos, la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, no aceptó este paso atrás de Netanyahu porque «ya era primer ministro cuando hizo su primera declaración y no podemos olvidar lo que dijo».

Momento «peligroso»

El negociador jefe palestino, Saeb Erekat, no quiso perder un minuto con las declaraciones del dirigente israelí. «Si es verdad lo que dice, me planto en su casa inmediatamente y hablamos del tema», bromeó ante la prensa internacional que acudió a escuchar su balance de unas elecciones «con unos resultados muy peligrosos porque Israel va a seguir incumpliendo los compromisos acordados y el nuevo gobierno va a enterrar del todo la solución de los dos estados». Ante la gravedad de la situación Erekat pidió a Washington que «reconozca de forma inmediata el estado palestino».