Colonos judíos colocan el póster del presidente del líder del partido "Hogar Judío", Naftalí Bennett, en un colegio electoral durante la celebración de las elecciones generales en el asentamiento judío de Kiryat Arba
Colonos judíos colocan el póster del presidente del líder del partido "Hogar Judío", Naftalí Bennett, en un colegio electoral durante la celebración de las elecciones generales en el asentamiento judío de Kiryat Arba - efe

Netanyahu deberá pactar con otros cinco partidos para mantener el gobierno

La coalición es perfectamente factible y le permitirá mantener un Ejecutivo incluso más estable del que tenía hasta ahora

Actualizado:

Las elecciones en Israel han dado una victoria clara al actual primer ministro, el derechista Benjamín Netanyahu. Su partido, el Likud, con 30 escaños, aventaja en 6 a la coalición de centroizquierda Campo Sionista, una victoria muy por encima de lo que pronosticaban las encuestas, que daban un empate técnico entre ambas formaciones. Dada la gran fragmentación del Parlamento israelí, que consta de 120 diputados, para formar gobierno se requiere el apoyo de al menos 61 de ellos, que suponen la mayoría absoluta.

Sobre la eventual coalición de Gobierno, el ex ministro israelí de Exteriores y número 6 en la lista del Likud, Silván Shalom, explicó que lo más probable es que esté integrada por el Likud y las formaciones ultranacionalistas Hogar Judío e Israel Beitenu, que obtienen respectivamente 8 y 6, respectivamente. Además incluiría a los partidos ultraortodoxos Shas, con 7, Judaísmo Unido de la Torá, con 7, y el centroderechista Kulanu, con 10.

En total, Netanyahu disfrutaría de una holgada mayoría de 68 diputados, todos ellos de la esfera política derechista y religiosa, mucho más homogénea que la que ha tenido hasta ahora, y por tanto en principio más estable.

En una comparecencia ante sus seguidores en Tel Aviv, Netanyahu defendió la necesidad de formar un gobierno "fuerte y estable" con todas las formaciones de derechas.

Netanyahu dijo haber hablado esta noche con todos los líderes del campo nacional a los que instó a unirse a él y "formar un gobierno sin más dilaciones".