Magallanes-Elcano

La dulce pesadilla de la primera vuelta al mundo

Navega en este interactivo a través de la aventura financiada por la Monarquía hispánica en busca de las Islas Molucas.

De los 234 hombres que salieron en la flotilla capitaneada por Fernando de Magallanes, solamente a 18 les cupo la suerte de poder regresar a España al mando de Elcano

Actualizado:

El primer viaje alrededor del mundo resulta incomprensible visto desde la óptica actual dadas las imperfecciones de aquellos instrumentos náuticos y la construcción defectuosa de las carabelas. Solo se entiende la victoria de Sebastián Elcano por la fortaleza de los hombres conducidos inicialmente por Fernando de Magallanes, un marino portugués que, tras enemistarse con el Rey de Portugal, se desnaturalizó de este reino y ofreció al español Carlos I una empresa única. Junto con el astrónomo Ruiz Falero, planteó al monarca hispánico una ruta alternativa para comerciar con Asia sin necesidad de emplear las ya establecidas por la corona portuguesa.

El 22 de marzo de 1518 fue solemnemente pactado el contrato entre el Rey y Magallanes y Falero, por el que se les daba a ambos el título de capitanes españoles y un sueldo de 50.000 maravedís a cambio de que organizaran una expedición hacia las Islas Molucas (Indonesia), cuya demarcación caía en la zona castellana según lo pactado en el Tratado de Tordesillas. O al menos eso pensaban.

A pesar de los intentos portugueses por desacreditar a Magallanes y Falero, Carlos I mantuvo su palabra y terminó la construcción de los cinco bajeles previstos para la expedición: la Trinidad, San Antonio, Concepción, Victoria y Santiago. Magallanes y Falero iban a capitanear dos de ellos, pero la disputa sobre quién debía llevar el mando supremo llevó al rey a ordenar que el segundo permaneciera en tierra a la espera de un segundo viaje. Su sustituto fue Juan de Cartagena, mientras que Gaspar de Quesada, y Juan Sebastián Elcano llevarían el mando de dos de las cinco naos. En total, embarcaron 239 personas.

El 20 de septiembre zarparon desde Sanlúcar con el Estandarte Real decorando la carabela de Magallanes, el primer lienzo en dar la vuelta al orbe.