Historia

Las extrañas reliquias que rondan por el mundo

Después de que se hayan vendido las cenizas de Truman Capote, analizamos cuáles son los «tesoros ocultos» que, presuntamente, pertenecieron a personajes históricos

¿Dónde está el pene de Napoleón?
¿Dónde está el pene de Napoleón? - ABC

No ha pasado ni una semana desde que, durante una subasta, las cenizas de Truman Capote fueron vendidas por la friolera de 45.000 dólares (aproximadamente unos 40.000 euros). Puede parecer algo descabellado, pero lo cierto es que esta es una práctica que lleva sucediéndose desde hace siglos. No en vano, la conocida orden de los Templarios vendió tantos trozos de la «Vera Cruz» como para llenar tres catedrales. Y lo mismo sucede con la barba de Mahoma o los dientes de Buda. En base a ello, la cadena BBC ha elaborado una lista con los objetos de culto más extraños que se conservan a día de hoy.

1-Los dedos de Galileo

Galileo Galilei se hizo famoso en el siglo XVIII por revolucionar las primeras leyes sobre el movimiento y formular varias teorías en el campo de la astronomía. Por eso, no es extraño que -cuando fue trasladado a su tumba en 1737- varios devotos le arrancaran nada menos que el dedo pulgar, el medio, un diente y una vértebra. Curiosamente, en junio de 2010 fueron halladas Italia parte de estas reliquias. Muchas de las cuales están expuestas a día de hoy en un santuario del país junto a un par de los telescopios que inventó.

2-El pene de Napoleón

La leyenda en torno al órgano reproductor masculino de Napoleón Bonaparte es extensa y está rodeada de misterio, como bien explicábamos en ABC hace algunos meses. Entre otras teorías, se cree que un cirujano le extirpó el pene al cadáver en 1821 después de que el «Pequeño corso» dejara este mundo en la isla de Santa Elena.

Desde entonces, esta supuesta reliquia ha pasado de un sacerdote italiano del siglo XIX, a un librero de Londres. Y desde ese punto, a la colección privada de un urólogo estadounidense (el cual pagó 3.000 dólares por él). En junio de 2016, después de que falleciera, su gigantesca colección de antigüedades se subastó y fue adquirida por un argentino. Se cree que el pene podría estar en dicha colección.

3-Los ojos de Einstein

Después de la muerte de Albert Einstein en 1955, sus ojos fueron separados de su cadáver para guardarlos como reliquia. Posteriormente fueron a parar a su oftalmólogo, Henry Abramos, que murió en 2009. A día de hoy se creen que están guardados en una caja fuerte de Nueva York, aunque se desconoce su paradero.

4-El «último aliento» de Thomas Edison

Aunque parezca imposible, a día de hoy el Museo Henry Ford de Muchigan cuenta con un tubo de ensayo que, presuntamente, guarda el último suspiro de Edison. Al parecer, cuando murió en 1931, su médico puso una ampolla abierta junto a su boca en la que el popular inventor exhaló su último suspiro de vida. Esta quedó en manos de su hijo hasta que la cedió al amigo de su padre, Henry Ford, más conocido por dar vida a la popular marca de automóviles.

5-El dedo del gatillo de Pancho Villa

El popular Pancho Villa sigue siendo a día de hoy fuente de controversia. En 2011, una tienda de empeños de Texas afirmó que contaba con su «dedo del gatillo». Un reportero que acudió al lugar lo definió como «ligeramente curvado» y con una «herida». ¿Realidad o ficción? A día de hoy no se sabe, pero la extremidad sigue en venta. Por si les interesa.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios