355 años del nacimiento de Carlos II

El 6 de noviembre de 1661 nació Carlos II (de la casa de los Austrias). Hijo de Felipe IV y Mariana de Austria, su llegada al mundo se produjo entre alegría y jolgorio por parte de la familia real y, especialmente, de sus padres, quienes ya habían perdido antes a varios infantes Pocos testimonios existen sobre la belleza de Carlos, quien empezó su vida siendo un niño enfermizo y débil. Con todo, la Gazeta de Madrid si tuvo unas palabras amables para el niño, a quien le definió como «un robusto varón, de hermosísimas facciones, cabeza proporcionada, pelo negro y algo abultado de carnes» La realidad era bien diferente. Algunos expertos como el historiador Iñigo Fernández le definen como un joven «enfermizo y raquítico desde su nacimiento». Además de un niño pálido, y de «rubios cabellos descoloridos». Con el tiempo empeoró, pues empezó a notarse en su cara la hidrocefalia y el prognatismo Ya fuera por sus deficiencias o por la pésima educación que recibió, Carlos II no aprendió a leer ni a escribir hasta que sumó nueve primaveras. Todo ello hizo que, como explica el historiador Jesús Ávila, el pueblo de Madrid le cantase tonadillas crueles como «El príncipe, al parecer, por lo endeble y patiblando, es hijo de contrabando, pues no se puede tener» Así le definió el nuncio papal en una carta, según el divulgador histórico Antonio Gómez: «Es más bien bajo que alto [...] feo de rostro; tiene el cuello largo, la cara larga y como encorvada hacia arriba [...] ojos no muy grandes, de color azul turquesa y cutis fino y delicado. […] No puede enderezar su cuerpo sino cuando camina, a menos de arrimarse a una pared [...] Su cuerpo es tan débil como su mente. De vez en cuando da señales de inteligencia, de memoria» A pesar de era amante de la soltería (quizá por causas obvias) Carlos II acabó casándose con María Luisa de Orleans. La ceremonia se celebró el 18 de noviembre de 1679, y el matrimonio se consumó en la jornada siguiente. Según parece, y en contra de lo que pudiera pensarse, la pareja disfrutó esta primera noche en compañía El rey no logró tener hijos ni con su primera esposa, ni después de contraer segundas nupcias. Las leyendas sobre su impotencia se extendieron y calaron en la sociedad hasta tal punto, que se le realizaron varios exorcismos y se le hizo tomar (tanto a él como a su nueva esposa) aceite bendito Sobre su gobierno existen diferentes opiniones. Algunos lo definen como un político inoperante que poco podía hacer debido a su precaria educación y a que trataba de dirigir una España desbocada. Sin embargo, su biógrafo (el duque de Maura) es bastante más benévolo: «Sus dotes naturales le colocaban, por lo menos, a la altura de los más ilustres estadistas de su tiempo […] pero le faltó una sólida preparación» Finalmente, el enfermizo Carlos II terminó dejando este mundo el 1 de noviembre del año 1700. Lo hizo sin herederos y creando un importante problema político. Y es que, aunque con el testamento en la mano la corona le correspondía a Felipe V (de Borbón), otras potencias le disputaban el trono. Aquella decisión, a primera vista, terminaría uniendo España y Francia «Fue una decisión que levantó suspicacias en varias cancillerías europeas y fue rechazada de plano en Viena por el emperador Leopoldo I, representante de la otra rama de los Austrias. La simple posibilidad de que las dos monarquías que se extendían a ambos lados de los Pirineos configuraran un bloque bajo un mismo monarca, algo que no fue desmentido desde Versalles, hizo que en Europa sonaran los tambores de guerra», explica el doctor en historia José Calvo Poyato. Así comenzó la Guerra de Sucesión