«En el Faro empezaron a cantar 5 o 6 señores en la mesa de al lado que resultaron ser la chirigota que gano ese año»

Cuando salgo de tapas por Cádiz lo hago por tres zonas, el Paseo Marítimo, el barrio de La Viña y la zona de la Alameda. En el Paseo Marítimo voy a La Marea, donde suelo comer arroz con bogavante; también paro en El Arte Serrano, donde ponen muy ricas las berengenas rellenas. En la calle Brasil, paro en la Freiduría de Las Flores y en la Montanera, para comerme un buen montadito de pringá.

En Alameda Apodaca, siempre me como una tapa de ensaladilla de gambas en El Balandro. En La Viña paro en El Faro, de donde no te puedes ir sin probar el pâté de cabracho. Aquí me sucedió una anécdota muy simpática: de repente, empezaron 5 o 6 señores de la mesa de al lado a cantar y resultaron ser de la chirigota que gano ese año el primer premio en los Carnavales de Cádiz. Nos amenizaron durante un buen rato y nos reímos muchísimo. Fue una sorpresa muy grata.