Lista

Siete lugares en Cádiz para comer a lo grande

Por C.I.,

No figurarán en guías de alta cocina ni pasarán a la historia por innovar en técnicas culinarias. Lo que sí han conseguido estos bares es ocupar un lugar en el ranking de comida más grande de la provincia. Muchos se asustan, pero otros se arman de valor y hambre, y participan en los retos que algunos de estos establecimientos proponen . Se zampan, en solitario y a contrarreloj , hamburguesas de tamaño descomunal para figurar en el cuadro de honor. La opción de compartir es la más recomendable en cualquiero de estos lugares de la provincia donde comer a lo grande.

esto-es-una-hamburguesa
Hamburguesería Brighton (Calle Pintor Clemente de Torres, 1. Cádiz)

Un clásico gaditano, material de leyendas que no son tales. Esta hamburguesería del barrio de La Laguna, lleva desde 1990 sirviendo las llamadas ‘hamburguesas familiares’, que se pueden configurar con distintos ingredientes. El tamaño descomunal, como de plato llano, hace que sea necesariamente, para compartir. Aún así, crearon el Reto Brighton, para premiar a aquellos que se terminasen la gran hamburguesa solos, invitándoles a su próxima visita al establecimiento.

malaburger

Malaburger (Avenida de Arcos, 9. Jerez)

La hamburguesería jerezana ha lanzado un gran reto para carnívoros a la altura. Nada menos que 700 gramos de ternera, 10 aros de cebolla, 100 gramos de bacon, 100 gramos de cheddar, tres huevos fritos, lechuga y tomate. Por si fuera poco, se acompaña de una cazuela de patatas con bacon y queso. El desafío consiste en comerse tal festín en una hora, eso así con ayuda de una botella de agua. El precio todo es de 25 euros, pero si se acaba con ella, además de no tener que pagar nada, premian con un bono de 50 euros para gastar en Malaburger, si aún quedan ganas.

noelia-presa

Asador Venta Noelia  (Ctra. de Estella al Circuito, km. 1. Jerez)

Famosísima venta jerezana por la enorme cantidad de patatas que acompaña la ración de carne, no menos grande. Pedir un plato para uno, es un error de principiante, a no ser que haya mucha, mucha hambre. Cualquier plato o postre que se pida, va a ir bien servido. La cantidad de ‘papas’ que ponen es directamente proporcional a la de comensales que llenan su salón, porque tienen unos precios muy asequible. Hay que ir muy temprano y sin entretenerse mucho, ya que hay un ritmo muy acelerado entre los camareros.

Super-Canijo-1

Asador El Gordo (Calle Maestro Portela, 20. San Fernando)

Los bocadillos gigantes del asador El Gordo de San Fernando tienen ganado su nombre. Sirven unas baguetes bastante cargadas de ingredientes: tortilla, calamares a la romana, pollo empanado, pimientos… El sumun del bocadillo gigante llegó con el Súper Gordo: lechuga, tomate, queso, huevo, bacon, hamburguesa, lomo adobado y filete. ¿Quién da más? No es necesario. Este bocadillo es suficiente para todo el día y más allá.

 tostada-hermenegildo

Venta San Hermenegildo (Ronda del Pelirón, 2. Jerez)

Dicen que el desayuno es la comida más importante del día. En la Venta de San Hermenegildo en Jerez, sirven unas tostadas que hacen que sea, además la única comida del día. Una tostada dimensiones imposibles a la que se le puede untar salmorejo y cubrir con jamón a todo lo largo de la tostada. El sueño de todos los amantes del desayuno o los que se levantan con mucha hambre. Totalmente vetado para los que solo toman un cafelito por la mañana.

capricho-novia-castro 

Rincón de Castro (Calle Antonio Gaudí, Jerez)

Las tapas de este bar de barrio de Jerez suelen ser abundantes, pero si hay algo que llama la atención son las dos creaciones jerezanas empanadas de su carta. Por un lado está, el llamado ‘capricho de la novia’, nombre que se explica al ver el formato y el tamaño de este tipo de flamenquín. Para compartir entre, al menos, dos personas. Por otro, el aneto, que es como el famoso cachopo asturiano, pero hecho con pollo. También de obligado reparto, o reservado para estómagos amplios.

 giganton

Burguer Gigantón (Chiclana y El Puerto)

Con esta carta de presentación, solo se puede esperar lo obvio: comida gigante. La carta de este establecimiento incluye hamburguesas de 25 centímetros de diámetro para unas cuatro personas, sandwiches de 35 centímetros de largo  y bocadillos de cuarenta. Todo bien relleno con variadas opciones. También han tenido su reto en el que los participantes contaban con 40 minutos para devorar una hamburguesa de dos kilos y medio.