Reportaje

La Academia del Gazpacho Andaluz nace para defender su emblemática receta

Por Carmen Ibáñez Quignon,

Una de las recetas más características del sur de España, el gazpacho, ya tiene asociación oficial que vele por su permanencia y calidad.  La Academia del Gazpacho Andaluz (AGA), sede en el restaurante sevillano Casa Robles , se inscribió el pasado 10 de junio oficialmente en el Registro de Asociaciones de Andalucía, con el propósito de defender un producto presente en todas las poblaciones andaluzas.

La Federación de Cofradías Gastronómicas de Andalucía (FECOAN) llevaban tiempo tras esta idea, que ahora se ve materializada con una junta constituyente formada por personalidades de los sectores gastronómicos, nutricionales y de la comunicación. Su presidente, Juan Robles, hostelero sevillano está acompañado Juan Infante, gastrónomo y docente en la enseñanza pública, como secretario; el cocinero de Canal Sur Enrique Sánchez como vicepresidente primero; el también cocinero y comunicador gastronómico gaditano Pepe Oneto como vicepresidente segundo; la bloguera y activista gastronómica Charo Barrios, vocal de Comunicación; el profesor universitario Jesús López a cargo de la tesorería; la escritora gastronómica Odile Fernández y Brígida Jiménez doctora en farmacia y autoridad científica en aceite. Tomate, aceite de Oliva, vinagre, agua, ajo, pan, sal… unos ingredientes que servirá como base para investigación, formación y otras actividades con la perspectiva científica que persiguen las academias.

En palabras de Charo Barrios, se trata de un paso importante para la gastronomía andaluza: “Queremos conseguir lo mismo que el salmorejo, que ha logrado crear una marca identificada con su origen, Córdoba”.

academia-gazpacho

Alguno de los miembros de la recién fundada academia. | FOTO: Academia del Gazpacho Andaluz

Seguirle la pista histórica al nacimiento del gazpacho no es fácil, ya que se remonta a otras civilizaciones. Lo que sí está claro es que el tomate no fue un ingrediente de esta receta hasta el siglo XIX. “Es una sopa fría y aliñada que tomaba la gente de campo para refrescarse”, comenta Barrios haciendo alusión al uso más reciente. La bloguera destaca la necesidad de reivindicar este plato tanto dentro como fuera de Andalucía como una receta con productos de calidad, autóctonos y de gran valor nutricional: “Cada uno vamos a presumir de nuestros tomate, aceites o vinagres, pero el gazpacho va a ser uno solo”, en una fusión de toda la cultura gastronómica andaluza. “Además, al ser crudo, mantiene todas las propiedades nutricionales y organolépticas”, apunta.

La Academia del Gazpacho Andaluz nombrará embajadores en cada una de las provincias andaluzas, tanto cocineros como otros profesionales del mundo de la hostelería y de la gastronomía: “Espero que se involucre mucha gente para que nos ayude a presentar el gazpacho como la joya que es”.

La autora de Come en Casa ve esta nueva asociación como una oportunidad para alentar a bares y restaurantes a impulsar esta receta en sus cartas, así como mirar por la materia prima. En su habitual defensa de la cocina casera, también se dirige a la población en general, para que “cocinen en casa el gazpacho”, y lo incorporen en su dieta habitua, como producto sano, local, barato y sencillo de preparar.