Actualidad

El último día de La Cepa Gallega

Por C.I.,

La Cepa Gallega abría sus puertas y sacaba los barriles a la calle como un día cualquiera. Pero hoy, este señero establecimiento, un de esos templos de arreglar el mundo, cierra definitivamente por la jubilación de su propietario, Félix Fernández Verdejo. Los de siempre han acudido para su bocadillo de la hora de desayuno, algunos transeúntes espontáneos han hecho una parada para tomar un vino con alguna de las tapas servidas en papel de estraza que preparan con la infinita pericia de la práctica sus tenderos. No han faltado los que han ido buscando por última vez productos como el bacalao, típico de este tipo de tiendas de ultramarinos. Había mucho ya vendido, ante el inminente cierre. Aún así, se ha vuelto a llenar desde bien temprano.

IMG_7102

Algún despistado desconocía que hoy era el último día de La Cepa Gallega y avisaban a sus conocidos: “¡Cierran para siempre! ¿dónde vamos a ir a tomarnos un vino?”. Los que estaban al tanto de las últimas noticias se interesaban por el futuro de los empleados, a los que conocen por su nombre,  ya que ninguno de ellos ha querido hacerse cargo del negocio.

Refugio de abogados, periodistas, funcionarios, turistas, jubilados, repartidores… su ambiente auténtico y familiar convertía a cualquiera en uno de sus parroquianos, sin importar de dónde venían. Así debió ser también en sus comienzos, a finales del siglo XIX, cuando funcionaba como provisionista de buques, y lo seguía siendo hasta hoy,  y también como bar-ultramarino. Durante su historia solo ha estado en manos de dos familias, la última la de los Fernández, en la que padre e hijo trabajaron juntos. Su colección de vinos de diversas denominaciones de origen ha sido uno de sus grandes atractivos.IMG_7097

Un cartel en la puerta anunciaba que el cierre, fijado a las cuatro de la tarde, se prolongaría el viernes 30 de junio. Cerca de esa hora, La Cepa Gallega rebosaba de gente. Dentro, música y carnaval, una despedida tras la cual se apagarán las neveras y se cerrará un capítulo de la historia de los bares tradicionales de Cádiz.