Reportaje

El Gallinero, cachitos del Falla en la calle San Francisco

Por Tamara Ariza,

El Gran Teatro Falla es todo un símbolo de la ciudad de Cádiz, en especial de su carnaval. La afición a las coplas rebasa todo tipo de fronteras y son muchos los aficionados y turistas que acuden a la Tacita de Plata buscando algún lugar donde poder escuchar compases de pasodobles. Si a ello se suma una excepcional gastronomía y exquisitos platos de la tierra el resultado lo tenemos en El Gallinero, un nuevo bar que acaba de abrir sus puertas en la calle San Francisco número 7 de Cádiz de la mano de dos jóvenes aunque veteranos comparsistas, Toni Guerrero ‘El Piojo’ y Juan José Sánchez Gálvez.

En la decoración se cuida hasta el color de la puerta

En la decoración se cuida hasta el color de la puerta

El Gallinero encierra el alma del Gran Teatro Falla. Cachitos del Templo de los ladrillos coloraos que se plasman en una decoración meticulosamente cuidada. Nada más entrar, la puerta que nos recibe está pintada del mismo azul plomo que las puertas de los camerinos del Falla, de sus paredes cuelgan reproducciones de la obra “Alegoría del Paraíso” de Felipe Abarzuza que adorna el techo del teatro, la sala está presidida por una imponente fotografía del auditorio, realizada desde el escenario, y el busto de Paco Alba, que llevaba el cuarteto del Morera el pasado carnaval como atrezzo, da paso a un escenario donde cada fin de semana se escucha carnaval en directo.

 

Han diseñado su propio papel de estraza y productos de merchandising

Han diseñado su propio papel de estraza y productos de merchandising

El terciopelo rojo cobra protagonismo, al igual que en el coliseo gaditano, en asientos y cortinas. La barra, cuya parte inferior emula a los palcos, presenta en la parte frontal una estructura de forja, elaborada de manera artesanal, con la forma de los famosos arcos de herradura que destacan en su fachada neomudéjar. De fondo, como no podía ser de otra manera, suenan pasodobles de comparsas y chirigotas, desde los más recientes a los antológicos que marcaron una época.

La barra simula la fachada del Gran Teatro Falla

La barra simula la fachada del Gran Teatro Falla

La cocina no se queda atrás ni mucho menos, con una carta en la que Cádiz y Huelva se dan la mano ofreciendo lo mejor de cada gastronomía.

Tabla de ibéricos de Huelva y queso payoyo de la Sierra de Cádiz

Tabla de ibéricos de Huelva y queso payoyo de la Sierra de Cádiz

Los productos ibéricos proceden nada menos que de la localidad onubense de Valverde del Camino, tierra natal de Juan José. Destacan las chacinas como el jamón, la caña de lomo o el morcón y las exquisitas carnes como la pluma o el secreto ibérico.

Secreto ibérico de Valverde del Camino

Secreto ibérico de Valverde del Camino

Tampoco faltan los platos típicos del tapeo gaditano como las tortillitas de camarones, ortiguillas, ensaladilla y papas aliñás. De Barbate llegan las conservas y salazones, melva, ventresca, huevas, caballas o mojama.

Tosta de ventresca de atún en escabeche con compota de tomate

Tosta de ventresca de atún en escabeche con compota de tomate

Como curiosidad han introducido ‘las croquetas del Piojo’ que presentan diferentes rellenos, de jamón, de caña de lomo, al estilo oriental o merluza con hierbabuena. Todo elaborado con materia prima de primera calidad y a precios muy asequibles.

'Las croquetas del Piojo', caseras y con diferentes rellenos

‘Las croquetas del Piojo’, caseras y con diferentes rellenos

Pero, ante todo, El Gallinero es un lugar de encuentro, un rincón que aúna gastronomía y cultura con la idea de abrir su escenario a todo tipo de espectáculos de pequeño formato, ya sea flamenco, humor o música de autor, pero siempre conservando las señas de identidad de Cádiz y su rico patrimonio cultural.