Con la Semana Santa llega el momento de preparar este dulce tradicional tan popular
350 gr. de pan para torrijas (para 10-12 torrijas)
125 ml.  de vino moscatel
1/2  litro de leche
2 huevos
Aceite de oliva virgen extra (para freír las torrijas)
5 cucharadas de azúcar (opcional)
1  cucharada de canela en polvo (opcional)
4 cucharadas de miel
4 cucharadas de agua

RAÚL ARRIBAS. Las torrijas son un dulce tradicional, hay recetas desde el S. XV, su origen era humilde para aprovechar el pan duro  y se elaborada en la cuaresma para saciar el hambre producido por no consumir carne. Hoy en día cuando la cuaresma y la Semana Santa cobran vida, no hay lugar donde no se hagan, cada uno con su toque particular.  Esta receta consiste básicamente en una rebanada de pan frito empapado en leche y vino dulce, en este caso moscatel Gloria Chiclanero y posteriormente enmelado o rebozado de azúcar y canela. ¡Ponte el capirote, que diga, el delantal!

Cómo preparar torrijas paso a paso

 Así lo cocinamos

Corta el pan en rebanadas, yo utilicé uno especial para torrijas que ya viene cortado, con el grosor adecuado.

Vierte la leche en una fuente e incorpora el vino moscatel. Ve mojando por ambas caras el pan, que se empape bien y reserva las rebanadas en otra fuente para que suelten el exceso de leche.

Pon una sartén a fuego fuerte con abundante aceite de oliva y mientras calienta bate los dos huevos en un cuenco.

Ve bañando las rebanadas de pan en el huevo y las vas friendo por ambas caras en el aceite caliente. Hazlo por tandas para que el aceite no baje de temperatura y reserva las rebanadas en papel absorbente para quitarle el exceso de aceite.

En una fuente mezcla el azúcar y la canela y pasa el pan frito por ella. Sólo tendrán que coger un poco y golpearlas suavemente para quitar el exceso. Si quieres puedes saltarte este paso ya que con el baño de sirope es más que suficiente para endulzarlas, pero a mí me gusta.

En un cazo pequeño echa la miel y el agua, caliéntalo para que se disuelva bien. Baña con este almíbar las torrijas por ambos lados y listas para comer, aunque si las dejas reposar para que absorban bien todo el jugo y sabor estarán todavía mejor.

¡Cuidado que desaparecen!

 Trucos y Consejos

El pan a utilizar en esta receta de torrijas puede ser uno específico para ellas, que lo puedes encontrar tanto en panaderías como en supermercados (yo lo compré en el “Maradona” que viene cortado y con una buena miga) o una buena barra de pan del día anterior, también puedes aventurarte y hacerlo tu mismo, pero como yo soy flojete lo he comprado.

Con el pan y los ingredientes que he utilizado salen unas diez (10) torrijas.

El vino moscatel de Chiclana puedes sustituirlo por cualquier otro vino dulce como un Málaga dulce, un oporto u otro que te guste o tengas a mano. Por la poca cantidad que lleva no es perjudicial si las torrijas las van a comer niños, aunque si quieres puedes no echárselo y aromatizar la leche incursionándola con cáscara de naranja, limón o ambos, además de una ramita de canela o una vaina de vainilla.

¡Espero que os guste amigos!

Mas en el Blog De Camino a mi Cocina

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Técnicas de cocina
Tipo de cocina