La mezcla salada y dulce de esta receta combina estupendamente, no es difícil de hacer y puede sorprender a tus comensales
PARA LOS NUGGETS
1 pechuga de pollo
2 cucharadas de salsa teriyaki
Panko o pan rallado
Harina de trigo
1 huevo
PARA EL SAZONADOR DE GUACAMOLE
1 cucharada pequeña de jengibre molido
3 cucharadas pequeñas de azúcar
1 cucharada pequeña de pimienta blanca molida
1 cucharada pequeña de sal fina
1 cucharada pequeña de ajo en polvo deshidratado
1 cucharada pequeña de cebolla en polvo
2 guindillas o cayena
PARA EL GUACAMOLE
2 aguacates maduros
1 lima
2-3 cucharadas pequeñas del sazonador de aguacate
1 ramita de cilantro fresco
1 cebolla morada fresca u otra cualquiera
Tomatitos cherry

RAÚL ARRIBAS. Esta es una tapa que mezcla de alguna forma oriente y occidente, el pollo marinado en teriyaki,  empanado con panko, y la salsa guacamole. . En esta entrada os explico tanto cómo hacer los nuggets pollo teriyaki panko como una salsa de aguacates con sazonador de guacamole. Hay ciento una formas de hacer el guacamole, a esta salsa no se si se le podría llamar guacamole, es más bien una salsa de aguacate porque de guacamole sólo lleva el aguacate aunque acompañado con algunos de los ingredientes tradicionales, pero en casa me gusta hacerlo así y lo llamo de esta forma por su similar en comida rápida que venden envasado como sazonador de guacamole. ¡Ponte el delantal!

Nuggets de pollo con guacamole

 Así lo cocinamos

Limpia la pechuga de telillas y grasas. Córtala en bastoncitos de al menos un centímetro y la pones a marinar al menos una hora en un cuenco con la salsa teriyaki.

Mientras marina el pollo prepara el sazonador de guacamole, para ello pon todas las especias en el almirez y tritúralas hasta hacerlas polvo fino, un par de minutos será suficiente. Guarda en un tarro o botecito para especias y lo tendrás siempre listo para próximas elaboraciones.

Marinado el pollo lo sacas del frigorífico, bates el huevo en un bol, pones harina en un plato y en otro panko (o pan rallado) para empanar el pollo. Pasa el pollo por la harina, después por el huevo y termina pasándolo por el panko.

Pon una sartén con abundante aceite de oliva virgen extra y cuando esté bien caliente frie el pollo empanado por tandas para que no se enfríe el aceite, se hacen en un momento. Reserva sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

Corta los aguacates por la mitad, vacíalos en un bol, añade el zumo de una lima o de medio limón, unas hojas de cilantro fresco y dos o tres cucharadas del sazonador de guacamole que has hecho anteriormente. Tritura bien con un tenedor o si te gusta la salsa más fina pásala por la batidora o Thermomix.

Yo suelo guardar la salsa una vez triturada en una manga pastelera desechable así además de evitar que se oxide rápidamente y tenerla hecha con algo más de antelación, también sirve para repartirla en los cuencos donde lo vayas a servir.

Presenta la salsa en un cuenco y sobre esta un par de bastoncitos de pollo. Decora con cebolla picada y tomate cherry.

¡A disfrutar con los amigos!

 Trucos y Consejos

La salsa Teriyaki es unas salsas más utilizadas de origen japonés que contiene cuatro ingredientes básicos: Mirin, azúcar, salsa de soja y sake. La puedes hacer tu mismo calentando y disolviendo los ingredientes a partes iguales o a tu gusto, o comprarla. La puedes encontrar fácilmente en grandes almacenes o tiendas orientales. Si no la encuentras, puedes obviarla o utilizar sólo salsa de soja.

El panko es una especie de pan rallado japonés sin corteza y con leche en su elaboración, se pica cuando aún está fresco y no se tuesta. Al utilizarlo para freír le da una textura muy crujiente y aireada. Puedes encontrarlo en tiendas de productos orientales o sustituirlo por pan rallado.

El sazonador para guacamole una vez hecho te sirve para varias recetas tanto de guacamole como para aderezar carnes, pescados, ensaladas, tacos, fajitas, burritos, ceviches, etc. le da un punto mexicano a tus recetas. Si no quieres hacerlo siempre puedes comprar un sazonador de los que venden envasados pero con este cuentas con la ventaja de que además de saber los ingredientes que lleva (que los puedes encontrar fácilmente) le puedes dar tu punto, más o menos aromático o picante.

Para el guacamole utiliza aguacates que estén maduros, sino además de no triturarse bien el sabor cambiará con un aguacate duro. Haz la salsa sólo unos minutos antes de consumirla pues se oxida fácilmente y se oscurece dando un mal aspecto, aunque añadiéndole la lima o limón ayudas a que no se oxide tan pronto.

¡Espero que os guste amig@s!

Más en el blog De Camino a mi Cocina

Base del plato
Estacionalidad
Calorías
Tipo de cocina