El Patio de Benítez: El patio de todas las casas

Por Antonia Meléndez

La Isla de León conserva la tradición gastronómica de aquellos bares y tabernas marineros y mestizos, de ida y vuelta por el Atlántico, entre gallegos y andaluces, embarcados siempre. Son los del guiso eterno, el pescado fresco, el marisco liado en olas. Quedan de aquellos (con el mejor pescado frito de la provincia, por ejemplo) que aún se pueden disfrutar en el paseo de Gallineras, La Casería de Ossio o la Plaza de las Vacas. Pese al peso y el paso de los años, la tradición se mantiene en esos baluartes pero también se reconvierte, con medida revisión, en la oferta nuevos negocios liderados por profesionales más jóvenes, capaces de aunar aquellos platos heredados de abuelas con nuevos gustos.

Uno de sus mayores atractivos es el patio cubierto

Uno de sus mayores atractivos es el patio cubierto

El Patio de Benítez es uno de esos sitios en los que carta y cocina dependen sin excepción del mercado que, en este caso, está a 20 metros. Recuerda sabores eternos sin renunciar a nuevas exigencias de la clientela y a los nuevos reyes de la materia prima provincial. Lo demuestra con platos como el tartar de atún o la hamburguesa de buey.

 

Con más de 30 años de experiencia entre los fogones, Juan Benítez se embarcó hace cinco años en un nuevo proyecto, dejando atrás su añejo local para acercarse más al centro, junto a la calle Real. Su amplia carta de tapas y platos ha convertido El Patio de Benítez en referencia del condumio en La Isla pero también en punto de encuentro, a juzgar por la imagen que el bar y restaurante de la calle Hermanos Laulhé presenta, especialmente los fines de semana.

 

La oferta hace un recorrido por platos de pescados, mariscos, carnes o verduras sabrosos como en nuestro recuerdo pero algo más livianos como gustan ahora. Llamativo, por infrecuente, el protagonismo de los guisos. Como pista y prueba, destacó sobremanera en la primera visita –en mitad de invierno tan frío– la sopa de tomate, aconsejable incluso para los poco amantes de esta receta (pobrecitos). Textura, aroma y materia prima la convierten en un plato para calentarse cuerpo y alma en esos días de frío que ya pasan. Quizás un poco menos de hierbabuena la mejoraría, pero siempre es cuestión muy personal. Tuvo igual mérito, en la segunda visita, el menudo. Sin faltas ni excesos, en su esplendor ideal. Aparecen con platos hondos tan frecuentes o infrecuentes como chocos y tagarninas, respectivamente.

 

Fuera de carta, junto a la llamativa variedad de pescados y mariscos, siempre es posible encontrar alguna exquisitez para los que gusten de comer mar, como los ostiones fritos, además de corvina o urta, que preparan a la plancha con la intervención breve que merecen.

Se puede tapear en barra o disfrutar relajadamente en sus salones

Se puede tapear en barra o disfrutar relajadamente en sus salones

Aconsejables las croquetas de rabo de toro, que junto con las tradicionales de puchero, son uno de los entrantes a tener en cuenta, junto a ensaladas (destaca la de cogollos de Tudela sobre base de salmorejo, pimientos asados y atún), las tostas o revueltos. Controlan las brasas, especialmente para los cortes más nobles de la ternera gallega o la de retinto. Curiosa la posibilidad de degustar codillo al horno.

Un servicio correcto y una buena materia prima lo han situado en un local de referencia, también para el tapeo, ya que cuenta con una zona de barra, además de salones.

Con buen tiempo, el patio cubierto es un buen sitio para disfrutar de una fiesta gastronómica retro. Los fines de semana es aconsejable reservar. Se ha convertido en un centro social para San Fernando y los llenazos son frecuentes. Advertidos quedan.

 

El Patio de Benítez

C/ Hermanos Laulhé, 2, San Fernando, Cádiz

Tlf. 856 217 092

Horario: Abierto todos los días: De 13.00 a 16.00 y 20.30 a medianoche

www.elpatiodebenitez.com