Nombre La Tabernita
Dirección Calle Virgen De La Palma, 32. Cadiz ()
Horario Jueves de 20:30 a 0:00 horas. De viernes a domingo de 14:00 a 17:00 horas y de 20:30 a 0:00 horas.
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza

Una historia como tantas en este país. Un comienzo idéntico y un final diferente. Un gran final. Una de las miles de familias a las que la crisis privó de su forma de vida. Personas como usted y yo, que tras llevar toda la vida trabajando, decidieron no resignarse. Apenas veinte metros cuadrados en la viñera y emblemática calle de La Palma, junto con las diez manos de los cinco miembros de la familia que lo regenta desde 2011, suman La Tabernita. Es el número uno de los bares y restaurantes de Cádiz para los usuarios de TripAdvisor, la mayor web especializada en viajes del mundo.

Acérquense cualquier día antes de la hora de apertura -21.00 horas- y comprobarán que las cuatro mesas exteriores ya están ocupadas y con gente a la espera. El ritmo de entrada de comensales y de salida de viandas es continuo hasta la hora del cierre. La rapidez y la sensación de estar bien atendido, también.

El talento de cada componente de la familia al servicio del negocio familiar: la madre en la cocina confeccionando tapas exquisitas con producto local y fresco, diario. El sabor de siempre primorosamente cocinado y a disposición de todos. El trabajo único, añorado, y poco reconocido de nuestras madres, vuelve a nuestra cabeza con cada cucharada, olor y salsa. El pater familias ayuda en cocina y fue el encargado de la reforma y decoración del local. Madera, pizarra y cristal delimitan las zonas dentro de la pequeña sala con resultado sorprendente y acogedor. Nada que envidiar a otros locales diseñados por profesionales. Todo realizado y confeccionado con materiales reciclados. Desde su búsqueda a la colocación del último clavo, hecho por él mismo.

Dos mujeres reparten la comida dentro y fuera. Silenciosas, despejan de platos y vasos las pequeñas barras y mesas continuamente, atenuando así la sensación del poco espacio y acrecentando la impresión de estar atendidos. Tras la barra, el alma mater del trasiego incesante y feliz, el inagotable Fali. Todas y cada una de las viandas y las bebidas pasan por él. No olvida nada y vende de manera magistral su negocio. Prepara copas ahumadas, en las que emulsiona aceite de oliva virgen con ginebra en una asombrosa y acertada combinación. Relaciones públicas nato, se defiende en varios idiomas con gran solvencia, aprendidos gracias a sus clientes Erasmus. Nada se le escapa, ni tu nombre si ya has ido un par de veces. La carta de vinos es suficiente y variada. Tintos de la tierra como Garum junto a Ramón Bilbao, Luis Cañas y vinos de Toro, Extremadura y el Bierzo. Blancos también de la zona, verdejos de Rueda e incluso uno valenciano alternan con espumosos, rosados y generosos de Sanlúcar, Chiclana y Jerez.

De las tapas podría destacar las lúas en salsa, la ensaladilla de pulpo, las bolitas de gallo y gambas, las berenjenas rellenas, el pollo bechamel y sobre todo, y por encima de todo, el cazón al coñac. Muy recomendable también a la par que gaditano, el pescado frito y fresco.

El pan y el servicio está incluido en el precio. Las tapas oscilan entre el 1,50 y 2,90 euros. La mayoría, a 190 céntimos. Las cañas, el vino y las copas en la misma línea, como no podría ser de otra manera. Puro barrio de La Viña en su mejor y más deseable versión. Merece la pena esperar y guardar sitio hasta que abren. Todas las noches en verano. De jueves a domingo el resto del año. Aprovechen, sólo para nosotros.