Mardelevas obtiene los premios de jurado y público en la ruta del Retinto de Zahara

La ruta del Retinto de Zahara de los Atunes ya tiene a los ganadores de la edición de este año. Del 27 de septiembre al domingo 1 de octubre, las calles del pueblo se llenaron de visitantes buscando uno de los productos locales más codiciados junto al atún rojo de almadraba. Tanto el público, como el jurado profesional eligieron a las mejores tapas de las veintitrés que entraron en concurso, de otros tantos establecimientos de la localidad.

El merecedor del primer premio, bajo el criterio del jurado popular y del profesional, ha sido el falso palo de nata de solomillo trufado del restaurante Mardelevas. Se trata de un trampantojo que simula un palo de nata, con el que han participado por primera vez en esta ruta, ya que abrieron sus puertas el 29 de mayo, en los bajos del Hotel Gran Sol de Zahara. El segundo premio del jurado profesional ha sido para el restaurante Antonio y su ‘vacciato’. Esta tapa es especie de croqueta con un fondo de carrillada estofada, que estaba acompañado de un puré de calabacín y bechamel. Lo terminaba panko dorado al horno y cebolla deshidratada, e iba servido en una taza con un azucarillo incluído, que en realidad era un trozo de pan frito.

En tercer lugar ha quedado ‘Por la cara!’ de Restaurante Gaspar, una divertida versión de los bocadillos americanos elaborado con pan de tomillo con un toque de coco, en el que meten una carrillada  guisada en salsa. Iba acompañado de una pipirrana de remolacha, mayonesa de oloroso, y un toque picante de jalapeño y chile seco triturado.

La elegida como tapa más innovadora es la preparada por Zoko, llamada ‘Hasta los fogones’. En el formato habitual del sushi, el restaurante presentó su propuesta de ternera retinta. El grupo Zoko tiene más que celebrar, ya que abrirán establecimiento en Madrid en noviembre de este año.

Otro trampantojo que engaña con el formato dulce-salado, ha sido el merecedor del premio a la tapa más original. Es la ‘merienda de retinto’ firmada por el Hotel Doña Lola. En el plato, tres falsos pasteles, decorados como una bandeja de pastelería, que engañan al paladar.

Los encargados de evaluar las tapas de este año de acuerdo a su criterio personal, estuvo firmado por Javier Muñoz, chef del restaurante jerezano La Carboná; Juan Manuel López Cintado, chef ejecutivo de las bodegas González Byass y Jaime Suárez Mula, jefe de sala y sumiller de bodegas González Byass.