Actualidad

Lambuzo, tradición gaditana en Retiro

Por Carlos Maribona,

Es, de momento, la última apertura en Retiro. La ya de por sí amplísima oferta hostelera de esta zona de Madrid aumenta día tras día. Hace tan sólo un par de semanas abría La Monte, el nuevo y amplio local de un clásico del barrio, La Montería. Pero en pocos días dejaba de ser lo más nuevo, reemplazado por este Lambuzo que ha abierto sus puertas en el tramo de la calle Menéndez Pelayo menos concurrido hasta el momento, entre Sainz de Baranda y Doce de Octubre. Ya existían en Madrid otros dos Lambuzo, uno en la calle de las Conchas y otro en Ponzano, la otra gran zona tabernera de la capital. Detrás de todo está el gaditano Pepe Moreno quien desembarcó hace cinco años en Madrid con su familia para ofrecer la cocina tradicional de su tierra.

Este de Retiro es el local más grande de los tres. Alejado de la tópica decoración andaluza, se trata de un espacio luminoso que en unas semanas se verá completado con una terraza. A un lado la amplia barra y al otro, sin separación alguna, el comedor. Ambos comparten la misma carta con la única salvedad de que en la primera se ofrecen algunas cosas en formato tapa, ese formato tan popular en Andalucía que, por desgracia, resulta poco habitual en Madrid. Lo que sí hay en los dos casos es la opción de las medias raciones.

El recetario y el producto de Cádiz son los ejes de esta casa. En la cocina, Diego Moreno, hijo del propietario, que ha pasado por restaurantes como Az-Zait, en Sevilla, o La Moraga en Marbella, no se complica demasiado la vida, aunque aporta algún guiño más moderno a la oferta, como esas mini hamburguesas de atún o de rabo de toro (5 €) que, por cierto, están ricas. Pero lo fundamental está en la tradición. Ya desde esa zanahoria aliñada con comino que se sirve como aperitivo. Está en esas estupendas papas «aliñás» (10), en la buena ensaladilla de langostinos (12), o en unas frituras impecables, limpias y sin nada de grasa, como la de cazón en adobo (12), los boquerones al limón (12), o unas frescas acedías (15). Aunque no aparecen en la carta no dejen de pedir alguno de los platos de cuchara (12) que se elaboran para el amplio menú del día (13,95). Por ejemplo unas excelentes papas con choco, un buen cazón en amarillo, o unos garbanzos con langostinos. Más irregulares las croquetas, de pequeño tamaño, bien fritas aunque con la masa algo pesada. Sobresalen las originales de tortillitas de camarones.

langostinos

Langostinos en el nuevo local de Lambuzo en Madrid. | LAMBUZO

No falta el atún rojo de almadraba, que les suministra Gadira. El lomo a la plancha (20) o el tarantelo (18), que se prepara con pisto y huevo. Un arroz meloso de rabo de toro (15) o unas albóndigas de chocos (12) completan la oferta. Para rematar, quesos gaditanos (13), bien de oveja de Grazalema, bien de cabra payoya, o en una correcta tarta (4). Carta de vinos breve, exclusivamente centrada en cuanto a generosos en los de Barbadillo. No se pierdan la excelente manzanilla en rama Solear Saca de Invierno. En Lambuzo reciben la mayor parte de la que se distribuye en Madrid.