Familia - Vida sana

Trucos para no convertirte en una madre «madriguera»

Hablamos de la mujer que guarda todas las pertenencias de sus hijos incluso cuando estos se independizan

Trucos para no convertirte en una madre «madriguera»

Este es un caso de acumulación típica: el de la madre que guarda todas las pertenencias de sus hijos y vive rodeada de cosas que ni siquiera son suyas, acumulando y anclada en el pasado en la casa familiar. Hablamos de la llamada madre «madriguera». «So mujeres que guardan todos los objetos de sus hijos, que se van a hacer su vida pero dejan sus cosas en su casa a buen recaudo. Ellas no suelen querer tirar nada porque está en buen estado y "porque nunca se sabe si hará falta". Pero al fina, se les acaba yendo de las manos y van repartiendo las cosas como pueden por los armarios hasta que al final las cosas del "niño" están por todos lados y se está comiendo su voluntad», explica Cloti Martínez, organizadora profesional y autora del libro Reorganizarte.

En esta obra, esta experta en poner orden casas y mejorar espacios, nos da las claves para no convertirte en una madre de estas, que sigue «manteniendo la ilusión de la casa familiar cuando lo cierto es que tiene que hacerse a la idea de que la casa ahora es solo para ella, cuando lo que debe hacer es usarla, sacarle partido para lo que ella quiera hacer, y aprovechar esta oportunidad que le da la vida para sentirse cómoda en su propia casa».

Para Martínez deberíamos tener claro que «hay que usar las cosas y hay que usar los espacios». «Optimizar el espacio que está a tu servicio para que te dé lo mejor de sí mismo, como entrada a dar lo mejor de tí», insiste. Se trata de mirar el espacio con nuevos ojos, olvidarte de lo que ha sido hasta ahora y ver lo que puede ser a partir de ahora.

Como dice la autora de Reorganizarte, «tienes la casa para ti, no vivas guardando las cosas de tus hijos, que vengan y escojan lo que quieren llevarse y el resto que salga de la casa. Los chicos no van a volver a vivir en la casa familiar, y si vuelven por alguna razón, no serán los mismos que cuando se fueron y sus necesidades no serán las mismas». «Como en los viajes —concluye—, que cada cual cargue con sus cosas».

Los hijos, aclara esta experta en organización del hogar, «no tratan de aprovecharse de los padres, solo es que no caen en la cuenta de que sus cosas pueden molestar y ya se sabe, los padres hacen cualquier sacrificio por sus hijos. Pero solo hay que hablar con ellos para que entiendan que es buen camino para que sus padres vivan mejor. Si eres de esos hijos que siguen guardando cosas en casa de sus padres, ¡¿por qué no ir esta misma tarde a liberarlos?!», anima.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios