Familia - Vida sana

Los padres de los niños con diabetes sienten que sus hijos tienen una vida limitada

El 82% asegura que la diabetes de sus hijos tiene un fuerte impacto en la vida familiar

La punción en el dedo genera estrés
La punción en el dedo genera estrés

La mayoría de los niños con diabetes expresan emociones negativas sobre su enfermedad, ya que sienten que ésta limita su vida social, su práctica de actividad física y su educación. Con el objetivo de conocer los retos que afrontan continuamente los padres de niños con diabetes e identificar los principales obstáculos de control de la enfermedad en la población pediátrica, Abbott ha llevado a cabo una Encuesta Europea sobre Diabetes Infantil que analiza los efectos de la enfermedad sobre la calidad de vida del niño y de las familias.

Los resultados muestran que un 80% de los padres españoles siente que la vida de sus hijos con diabetes (de 4 a 14 años) está limitada; un 20% de los niños han tenido que abandonar la escuela a causa de su condición, mientras que un 59% ha tenido que dejar de practicar deporte y un 10% se siente diferente y alejado al resto de sus amigos. La medición de glucosa es el principal obstáculo para que el niño con diabetes no interrumpa sus actividades, y la mayoría de los padres asegura que un dispositivo más fácil de usar para medir la glucosa de sus hijos mejoraría la vida y la salud del niño con diabetes, y la de su familia.

En la encuesta han participado 600 padres de niños con diabetes tipo 1 entre 4 y 14 años, de siete países diferentes (España, Alemania, Italia, Francia, Reino Unido, Suecia y Países Bajos). El conocimiento de los niños sobre la diabetes, el impacto de la enfermedad en su vida diaria y los retos que la diabetes conlleva para la familia son los tres aspectos principales que analiza la encuesta.

Punción en el dedo y estrés

El 44% de los padres españoles asegura que la medición de la glucosa es la principal causa de la interrupción de las actividades de sus hijos. Los niños se hacen una punción en el dedo como media 6 veces al día y el hecho de que no les guste pincharse en el dedo provoca estrés en la vida personal y familiar de los padres. No les gusta por varios motivos: el 45% por molestias, el 30% por dolor y el 14% se siente avergonzado.

Diabetes y calidad de sueño de padres y niños

La calidad del sueño es un tema importante para los padres de niños con diabetes, ya que el descanso del niño puede ser interrumpido muchas veces por el control de glucosa, el tratamiento o la visita de médicos. De hecho, el 51% de los niños sufre alteraciones del sueño a causa del control de la diabetes, y que más del 63% ha tenido al menos un episodio de hipoglucemia grave durante el sueño.

Una de las mayores preocupaciones de los padres (50%), son las complicaciones a largo plazo que conlleva la diabetes, mientras que el principal miedo del 26% de los niños con diabetes es sufrir episodios de hipoglucemia a corto plazo. Para evitar estas complicaciones, es necesario un buen control de diabetes y llevar a cabo el tratamiento adecuado.

La diabetes presenta una carga emocional enorme para los padres y los hijos. A más de la mitad de los padres (54%) les preocupa que, cuidando a un hijo con diabetes, se preste una insuficiente atención a los otros hijos, y casi el 30% de ellos opina que la diabetes de su hijo supone un fuerte impacto económico para la familia.

Además, un 70% de los padres aseguran que se sienten agotados debido a la presión que supone el cuidado de la diabetes de su hijo, un 35% declara que el /a la relación con su pareja, un 34% no va a trabajar regularmente para cuidar a su hijo, y un 27% no encuentra tiempo para ellos mismos.

Preocupación por el futuro de su hijo con diabetes

Mientras el 68% de padres afirma que sus hijos con diabetes entienden el significado de la enfermedad, solo la mitad de los niños con diabetes son verdaderamente conscientes de las posibles consecuencias del mal control de los niveles de glucosa. Por otro lado, no todos los padres se sienten apoyados en el control de la enfermedad de su hijo. Un 29% de los padres siente que tiene el control, un 48% solo siente control cuando el niño está bajo su supervisión, y un 37% les preocupa que no se controle adecuadamente la diabetes de su hijo sin su supervisión, como cuando están en el colegio.

En este sentido, más de la mitad de los padres (60%) aseguran que un dispositivo más fácil de usar para medir la glucosa de sus hijos mejoraría la vida y el nivel de estrés de todos los miembros de la familia, así como la salud de los niños. Además, los padres piden una mejor educación para disipar las ideas erróneas sobre la diabetes tipo 1 y mejorar el tratamiento de esta enfermedad problemática.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios