ALIMENTACIÓN

Las dietas milagro constituyen un riesgo para la salud

Pretendemos lograr resultados rápidos, fáciles y espectaculares sin demasiado esfuerzo

Las dietas milagro constituyen un riesgo para la salud

El deseo de perder rápidamente los kilos de más puede llevarnos a recurrir a un plan de emergencia a través de las «dietas milagro», con las que pretendemos lograr resultados rápidos, fáciles y espectaculares sin demasiado esfuerzo, pudiendo perder hasta más de 5 kilos al mes.

Las dietas milagro suelen resaltar que no implican riesgos para la salud. Sin embargo, el Profesor Gregorio Varela Moreiras, catedrático de Nutrición y Bromatología de la Facultad de Farmacia de la Universidad CEU San Pablo y presidente de la Fundación Española de la Nutrición (FEN), recuerda que «con estas dietas normalmente se limitan los alimentos y las cantidades que se pueden consumir, ingiriendo menos calorías para perder peso, pero también disminuyendo la posibilidad de conseguir todos los nutrientes necesarios y aumentando la probabilidad de padecer carencias de minerales y vitaminas».

Hoy en día tenemos a nuestro alcance una gran variedad de «dietas milagro», agrupadas en tres tipos: las dietas hipocalóricas desequilibradas, que provocan un efecto rebote que se traduce en un aumento de masa grasa y pérdida de masa muscular, así como una disminución del gasto energético, como consecuencia de una adaptación metabólica; las dietas disociativas, que se basan en la idea de que los alimentos no sólo contribuyen al aumento de peso por sí mismos, sino también al consumirse según determinadas combinaciones y proporciones; y las dietas excluyentes, que directamente eliminan de la dieta algún alimento o nutriente.

Para mantener un estado óptimo de salud, el profesor Varela recomienda «practicar actividad física de manera regular y seguir una dieta equilibrada, variada y moderada, preferentemente en compañía, y combinando los diferentes grupos de alimentos y bebidas ya que todos tienen cabida en una dieta equilibrada, siendo conscientes de que los milagros en nutrición no existen». Así se evitarán las consecuencias negativas asociadas a las «dietas milagro», que van desde comer menos de lo que necesita el organismo hasta desencadenar trastornos del comportamiento alimentario.

Consecuencias negativas para la salud

-Las «dietas milagro» pueden conllevar una pérdida de nutrientes y vitaminas esenciales para nuestro organismo. La deficiencia de minerales puede producir alteración del gusto y el apetito, así como favorecer la osteoporosis o los trastornos en la coagulación sanguínea. Por su parte, el déficit vitamínico (B1, B2 y B3 principalmente) puede provocar irritabilidad y lesiones oculares, cutáneas y gastrointestinales, entre otras.

-Pueden producir efectos psicológicos negativos y pueden desencadenar trastornos del comportamiento alimentario como la anorexia y la bulimia, además de generar desequilibrios en el metabolismo de las personas.

-El famoso efecto rebote. Cuando sometemos el organismo a una dieta muy baja en calorías, y hay una pérdida de peso muy rápida, el organismo reacciona haciéndose más eficiente, gastando menos energía, y esto puede causar serios problemas de salud y provocar un aumento de peso drástico en el momento en el que se vuelve a ingerir cantidades normales de comida.

Recomendaciones para un estado de salud óptimo

-Disfrutar comiendo con moderación de todos los alimentos y bebidas, ya que todos ellos tienen cabida en una dieta equilibrada.

-Comer bien no significa comer poco, sino adecuar la ingesta a las necesidades individuales.

-Se deben realizar las cinco comidas al día recomendadas.

-Realizar actividad física todos los días es tan importante como comer adecuadamente.

-El verdadero secreto para alcanzar un peso adecuado es sencillo: «la energía que comemos debe ser igual a la que gastamos».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios