Familia - Vida sana

Cuatro minutos de ejercicios para recuperarte de los excesos de las vacaciones

Ponte en forma con este efectivo vídeo de la entrenadora personal Paula Butragueño

Cuatro minutos de ejercicios diarios para recuperar el tipo perdido tras las vacaciones. Eso es lo que propone en este vídeo la entrenadora personal Paula Butragueño para este mes de septiembre. Se trata de una rutina deportiva de alta intensidad, lo que significa, explica la también autora del libro «10 semanas para sentirte 10», «que los periodos de carga tienen que ser realmente intensos, porque esta es la manera de acelerar algunos procesos metabólicos de nuestro cuerpo, incluida la propia quema de grasas».

En total, cada ejercicio se realiza durante 20 segundos, con una recuperación de 10. «Para que el entrenamiento sea efectivo, es muy importante respetar tanto los tiempos de carga como los de recuperación. No podemos pasarnos, ni quedarnos cortos», advierte Butragueño.

Para ello, aconseja esta experta, «es muy bueno familiarizarse con los ejercicios. Antes de la sesión, dedica unos minutos a hacer los ejercicios de forma suave. Esto te ayudará a prepárate y a resolver cualquier duda de ejecución antes del entrenamiento, cosa que te permitirá aprovechar a tope los 20 segundos de carga».

Después de cada carga, prosigue, «tendrás esos 10 segundos de de recuperación en los que te recomiendo que te muevas un poco, sueltes piernas, respires y te prepares para el siguiente ejercicio. Todo va muy rápido, pero verás cómo puedes. Las sensaciones después de un buen entrenamiento de este tipo son increíbles. ¡No tienes más que darle al "Play"!».

Esta es la explicación de los cuatro ejercicios que aparecen en este vídeo:

1) Saltos desde sentadilla: Desde la posición de pie con las piernas abiertas una distancia mayor que el ancho de las caderas, flexiona una sentadilla y toma impulso para dar un gran salto estirando las piernas. Al caer, amortigua con una sentadilla y salta de nuevo. No flexiones las rodillas más de 90 grados.

2) Escalada alterna: Desde la posición de flexión, con el cuerpo formando una línea recta desde la cabeza hasta los talones, lleva una rodilla hacia el pecho y después la otra sin pasar por el centro, es decir, sin llegar a apoyar los dos pies en el suelo. Intenta mantener el abdomen contraído y la estabilidad del torso para mantener la posición sin subir el culo.

3) Saltos laterales: Desde la posición de pie, realiza un salto sobre una pierna hacia un lado desplazándote la mayor distancia posible y, a continuación, haz lo mismo hacia el lado contrario. Al aterrizar, hazlo con la pierna del lado hacia el que saltas semiflexionada, así evitarás cargar la rodilla.

4) Saltos a flexión: Con las piernas flexionadas y las palmas de las manos extendidas hacia delante, da un salto grande hacia atrás para intentar llegar en un movimiento hacia la posición de flexión. Incorpórate en un salto a la posición inicial y vuelve a repetir el movimiento. Si ves que no puedes hacerlo en un solo salto, hazlo paso a paso con una pierna y otra.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios