El tipo de almohada influye en el descanso.
El tipo de almohada influye en el descanso.
Día mundial del sueño

Cómo elegir la almohada adecuada para descansar bien

Conciliar bien el sueño es una función vital imprescindible que nos ocupa un tercio de cada día

Actualizado:

No existe la almohada perfecta, sino las almohada adecuada para cada persona. No todos dormimos en la misma postura y por lo tanto, lo más conveniente es que cada uno utilice un tipo de almohada diferente y adaptada a sus características anatómicas. Según la postura, debe cambiar la dureza, anchura, relleno y composición, de forma que la almohada mantenga la columna vertebral en una posición correcta que facilite un descanso de calidad y evite contracturas en cuello y espalda.

El 18 de marzo se conmemora el día mundial del sueño y Susana Gutierrez, quiromasajista y osteópata de la clínica TAO de Torrelodones, enumera los datos que se tienen que tener en cuenta a la hora de elegir este complemento «a nivel de ergonomía y para la gente que duerme de lado, lo ideal es que las cervicales estén en línea con las dorsales, sin embargo, los que duermen boca arriba tienen que prestar atención a la curvatura del cuello para elgir la altura de la almohadael resto del cuerpo está apoyado en el colchón y éste también tiene su propia resistencia»

Los Hoteles Center han elaborado una lista de maneras de dormir y recomienda una serie de almohadas para cada una.

1. «Al que se le pegan las sábanas». Este es el clásico lirón que piensa eso de «Cinco minutos más»... cada vez que suena el despertador y duerme en la postura más común, la fetal, que adoptan el 40% de las personas. Para esta postura, lo más recomendable es utilizar una almohada de látex con una estructura de célula abierta que garantice la ventilación y de dureza media.

2. «El de la hora cogida». Esta es la segunda postura más frecuente, un 15% de la población duerme sobre uno de los lados y deja los brazos a lo largo del cuerpo, en la posición del tronco. A estos dormilones les da igual que sea el día de Navidad o el de la Virgen del Pilar, tienen su hora cogida y suelen levantarse como un reloj porque el cuerpo se les ha acostumbrado a la rutina nocturna. Para ellos, una almohada de dureza media y que respete el medio ambiente.

3. «El siestas». Este tipo de dormilón disfruta de cabezadas de 20 minutos o siestas de horas. Suele dormir de lado con los brazos hacia el frente, dibujando un ángulo recto con respecto al cuerpo. Una buena almohada para ellos debería ser firme, alta y hueca hipo alergénica.

4. El de «Con unas horas me vale». El 8% que duerme en la postura del soldado, boca arriba y con los brazos a lo largo del cuerpo, suele ser tranquilo y reservado, y aunque huye del alboroto y el ruido, provoca bastante al dormir, ya que es la peor posición para los roncadores. Muchas veces se despiertan a causa de sus propios ronquidos, y por ello suelen dormir pocas horas por la noche aunque luego den cabezaditas. Lo más recomendable es que opten por una almohada suave, de firmeza baja.

5. «El fiestas». El 7% de la población duerme en la postura de «Caída libre», boca abajo y con la cabeza hacia un lado. Lo más recomendable para evitar problemas cervicales es que elijan una almohada suave y muy ligera, rellena de plumas naturales.

6. «El madrugador». Solo el 5% de las personas duerme en la posición «Estrella de mar», es decir, sobre la espalda y con los brazos hacia arriba. Para ellos está recomendada una almohada suave compuesta por fibra siliconada para que sea elástica.

Una almohada para cada tipo de postura.
Una almohada para cada tipo de postura.

Higiene de sueño

En esta línea, y según un estudio de la empresa Dormity con la colaboración de la doctora Odile Romero, jefa de la Unidad del Sueño del Hospital de la Vall d'Hebron se han podido ratificar los horarios tardíos de los españoles a la hora de acostarse, con respecto al resto de países de Europa. El 72% de los españoles se va a dormir entre las 23h y la 1h de la madrugada. Sin embargo, el 53% de la gente se levanta antes de las 8h de la mañana, y un 25% más, lo hace entre las 8h y las 9h. Para una buena higiene del sueño, la Dra. Romero recomienda «adelantar el horario de cenar e ir a dormir como máximo a las 23h de la noche, así como seguir unas normas básicas de higiene de sueño, con hábitos regulares».

Atendiendo a características sociodemográficas de género, estado civil y edad, el perfil de mejor dormilón en España es para los hombres casados o en pareja estable, en la edad comprendida entre 35 y 49 años. Sumando la característica de ocupación a este perfil de buen dormilón, el estudio excluye aquellos que sean empresarios con profesionales a su cargo. Éstos, junto a las personas con trabajo doméstico no remunerado son los perfiles que duermen peor. A razón de su ocupación, el estudio Dormity PSQI ha detectado que los que mejor duermen son los autónomos -sin personal a cargo-, los asalariados y los estudiantes.

Un dato curioso que se ha obtenido de la muestra representativa es que las personas que viven en poblaciones inferiores a 30.000 habitantes duermen mejor que los de poblaciones superiores a esta cifra. Cuanto mayor es la población, peor es la calidad del sueño de sus habitantes.

Casi el 90% de los españoles ha señalado tener perturbaciones de sueño; entre las más frecuentes destacan despertarse durante la noche (28’7%) o levantarse para ir al baño (23’2%), y solo el 10’7% de la población ha declarado no tener ninguna perturbación. El 24'2% ha atribuido otras causas como interrupciones de sueño, como por ejemplo, preocupaciones personales, estrés y fatiga, o atender a niños pequeños. «Las perturbaciones son interrupciones del sueño; si éste se retoma con facilidad, no tiene por qué ocasionar disfunción diurna, aunque en algunos casos estos factores están claramente asociados» señala la doctora Romero.