Familia - Padres hijos

La utilidad de las ecografías en el diagnóstico prenatal

Los últimos avances complementan a las tradicionales imágenes para ayudar a detectar posibles malformaciones

La utilidad de las ecografías en el diagnóstico prenatal

La ecografía se utiliza en España desde finales de los años 70 como prueba imprescindible en el diagnóstico prenatal y estudio de patologías relacionadas con la salud de la mujer. La gran información que aporta a los profesionales de las áreas de ginecología y obstetricia ha supuesto un antes y un después en el diagnóstico precoz de patologías, tanto en el futuro bebé como en la mujer.

En el caso del diagnóstico prenatal, gracias a las series de ecografías realizadas durante el embarazo, se puede evaluar el desarrollo intrauterino del bebé, por lo que es vital desde el punto de vista médico, pero también ha supuesto toda una revolución a nivel social permitiendo a los padres ver a su hijo y oír sus latidos antes de nacer.

Pese al valor social que ha adquirido la ecografía prenatal, su principal objetivo es facilitar información sobre el estado y desarrollo del bebé incluyendo la detección temprana de malformaciones, evaluar el desarrollo anatómico del feto, su crecimiento, su posición, calcular su edad gestacional, evaluar los ritmos cardíacos, observar el estado de la placenta, del líquido amniótico, estimar el peso del bebé y detectar anomalías o patologías del embarazo.

En realidad, durante un embarazo normal sólo son necesarias tres ecografías:

1-En la semana 12 de gestación la ecografía persigue los siguientes objetivos:

-Determinar si hay uno, dos o más embriones. En caso de ser más de uno, se analiza si comparten placenta o no y si los bebés están en uno o dos bolsas.

-Conocer la posición en el útero.

-Evaluar la frecuencia cardiaca.

-Medir el tamaño del feto para determinar si se ajusta al tiempo real de gestación.

-Valoración de los marcadores ecográficos de cromosomopatías.

-Control de las posibles alteraciones morfológicas en esta edad gestacional como malformaciones graves, falta de alguna extremidad o defectos de la pared abdominal.

2-En la semana 20 de gestación se lleva a cabo la segunda exploración ecográfica, en la que se comprueban los siguientes marcadores

-El crecimiento fetal.

-Latido cardíaco

-Los movimientos del bebé, su morfología

-Observar los órganos internos del bebé

-El nivel de líquido amniótico,

-El funcionamiento de la placenta y del cordón umbilical

3- La tercera y última se realiza entre la semana 33 y 35 de gestación. Esta ecografía aporta información acerca de cómo se desarrollará el parto. Además de valorar el estado del bebé, su crecimiento, los latidos cardiacos y los movimientos, se obtiene información sobre su posición dentro del útero: si está situado boca abajo, si está encajado o no en la pelvis, si viene de nalgas…etc

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios