Familia - Padres hijos

«Los pediatras deben ser capaces de detectar los signos de sospecha de maltrato infantil»

El doctor Jordi Pou asegura que estos profesionales no suele tener el manejo de la situación como una patología habitual

 «Los pediatras deben ser capaces de detectar los signos de sospecha de maltrato infantil»

El doctor Jordi Pou, autor del libro «El pediatra y el maltrato infantil», y ex-jefe de los Servicios de Pediatría y Urgencias del Hospital San Juan de Dios, es colaborador de un curso que impulsa Ferrer Consumer Health para que los pediatras tengan formación y sepan detectar el maltrato infantil.

Asegura que «debemos asumir que existe esta dura realidad y no cesar en la realización de acciones preventivas y terapéuticas que minimicen, en lo posible, la existencia de casos de abusos en niños. Los pediatras deben ser capaces de detectar aquellos signos o síntomas de sospecha o certeza del maltrato en el más amplio sentido del mismo y realizar las acciones pertinentes para la protección del menor».

-¿No reciben en su formación académica los pediatras ningún tipo de directrices para detectar el maltrato infantil?

Evidentemente que sí. El maltrato es un tema de formación ya en la carrera de Medicina y posteriormente en el MIR. Lo que sucede es que, por suerte, la incidencia es baja y el pediatra se enfrenta a un caso de abusos solo de vez en cuando y, por ello, no tiene el manejo de la situación como una patología habitual.

Por si fuese poco, el diagnóstico es difícil. Requiere un trabajo de colaboración y tiene implicaciones posteriores muy importantes. En algunos países existen ya pediatras especializados en este tema ya que requiere muchas habilidades y muchos conocimientos.

-¿Les faltan herramientas para detectar el maltrato?

No se trata de una falta de herramientas, pero como siempre ocurre nadie encuentra nada si no sabe lo que busca. Para descubrir el maltrato hay que pensar en él, ponerlo en la lista de diagnósticos posibles y saber cómo hacerlo. Esto requiere, como en cualquier otra patología, formación y reciclaje.

-¿Cuál es exactamente el papel de este profesional respecto al maltrato?

Depende del tipo de maltrato. En general, debe sospecharlo ante ciertos síntomas, luego hacer el diagnóstico y el diagnóstico diferencial, tratar las consecuencias y asegurar la protección del niño para que no se vuelva a producir. Finalmente debe colaborar con la Justicia, ya que el maltrato es un delito. En ciertos casos, maltrato psicológico o negligencia, el pediatra es un colaborador del profesional, generalmente psicólogo o trabajador social, que tiene la responsabilidad de hacer el diagnóstico.

-¿Cómo se detecta el maltrato psíquico y el abuso sexual a menores?

Todo maltrato produce síntomas y signos que deben ser conocidos. Ante ellos, el pediatra debe sospechar la posibilidad, ayudar a hacer el diagnóstico colaborando con el resto de profesionales. La cantidad de síntomas y signos es muy grande de ahí la importancia que tiene el continuo reciclaje de los pediatras en el tema.

-¿Cómo deben proceder si lo detectan?

Hay que hacer lo mismo que con cualquier otra enfermedad con la única salvedad de que no pueden acabar el caso hasta que no han asegurado la protección del menor (responsabilidad de los Servicios Sociales) y, además, como es un delito, está obligado a denunciarlo y colaborar con la Justicia.

-¿Están realmente preparados para responder ante un juicio?

Yo diría que preparados sí, ya que solo tienen que decir lo que han hecho y cómo lo han hecho, pero habituados, no. El mundo de la Justicia nos queda muy lejano, nos cuesta mucho de entender, no nos trata como sería de esperar y, por si todo esto fuese poco, aunque por suerte, vamos pocas veces a los juzgados.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios