Día Mundial de la Prevención del Suicidio

«Mi hijo ha intentado suicidarse cinco veces»

Estas muertes en España representan al año más del doble de las producidas por accidentes de tráfico

En el 90% de los casos el afectado tiene una enfermedad mental
En el 90% de los casos el afectado tiene una enfermedad mental

En el mundo se suicidan al año un millón de personas, según los últimos datos de un estudio ofrecido por Anaed, fundación de ayuda contra la depresión, con motivo de la celebración del Día Mundial para la prevención del suicidio.

La mortalidad, en un mundo tan desarrollado, es de 16 por cada mil habitantes y ha crecido en los últimos 45 años un 60%. «Algo no estamos haciendo bien. Tenemos que gestionar las cosas de una manera distinta y no apagar la televisión cada vez que escuchamos una noticia que no nos gusta oír», opina José Ramón Pagés, coordinador nacional de la fundación.

«El número de suicidios en España llega a representar más del doble de todos los accidentes de tráfico a nivel anual -explica Pagés-. Es siete veces más que los accidentes laborales y 70 veces más que los casos de violencia de género. En el mundo, puede superar a todos los muertos por guerras y por homicidios juntos». Además, esta es una de las tres primeras causas de muerte en personas entre los 15 y 44 años, a nivel nacional por cada suicidio que se contabiliza suceden otros 2o intentos.

En 2012 se suicidaron 3.539 personas y la cifra en nuestro país ha aumentado en 371 casos en los últimos tres años. Entre las provincias que más casos acumulan, por cada 100.000 habitantes, se encuentran Soria (18,6), Lugo (17,9) y A Coruña (15,1). Por otro lado, las mejores cifras corresponden a Palencia (4,8), Badajoz (4,9) y Madrid (5,3).

En el resto de países, los del área mediterránea de la Unión Europea, obtienen las menores cifras, frente a países como los que antiguamente pertenecían a la Unión Soviética y países del norte de Europa, posiblemente por la influencia del clima y la cultura social.

La importancia del factor humano

La psiquiatra Mercedes Navío, por su parte, ha querido recordar que «el suicidio es un fenómeno complejo y multifactorial que ha de abordarse de muchas formas y por muchos factores -explica la experta-. La Comunidad de Madrid ha establecido programas específicos de atención a personas en riesgo en distintos ámbitos, una formación masiva para profesionales y códigos de atención a personas con la máxima prontitud posible».

«No son los números los que cuentan aquí, sino las personas»

Además, ha explicado cómo la gran mayoría de las enfermedades que se encuentran detrás de una idea de suicidio (depresión, trastorno bipolar, trastorno esquizofrénico...) tienen un tratamiento y una posible solución. «El silencio no puede ser la respuesta para evitarlo, el enemigo fundamental a batir para acabar con el suicidio es el estigma social que rodea y dificulta a la persona el hecho de pedir ayuda por miedo a sentirse juzgada».

La depresión, según la «Guía de la depresión» de la que dispone la fundación Anaed, es el trastorno que probablemente más daño puede hacer a la persona que lo sufre y a sus familiares. Suele afectar en forma de tristeza o pérdida de autoestima cuando la persona está en edad adolescente, mientras que en niños pequeños es la etapa más difícil de identificar. Por otro lado, en personas de tercera edad, los síntomas pueden pasarse por alto, explica ésta guía, pero no es común que un anciano permanezca siempre decaído.

El trastorno bipolar, según datos de la misma guía, es menos frecuente pero afecta también al estado de ánimo de la persona de manera cíclica. «Tiene fases de ánimo elevado o eufórico y fases de ánimo bajo. En cuanto a sus diferentes tipos podría decirse que hay un trastorno bipolar de tipo I, otro de tipo II, y un tercero denominado Ciclotínico, aumentando su gravedad proporcionalmente».

En cambio, entre un 10 y un 20% de los niños y adolescentes sufre algún tipo de patología psiquiátrica, explica el psicólogo Jorge López. «Siete de cada diez casos de los trastornos en adolescentes no diagnosticados o tratados correctamente evolucionan de forma crónica en la edad adulta».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios