EmbarazoCómo prepararse para una ecografía 5D

Cinco pequeños consejos como, por ejemplo, el uso de crema hidratante puede restar hasta un 40% la mejor visibilidad

Actualizado:

Uno de los momentos más especiales en el embarazo es en el que las mamás se someten a una ecografía 5D que, a diferencia de la ecografía ginecológica o diagnóstica, tiene un componente más emocional por detenerse a observar con mejor calidad las facciones y gestos del bebé.

Con el fin de mejorar la calidad de la visión de la ecografía 5D y también la experiencia, algunos especialistas ofrecen una serie de consejos para preparar mejor ese momento y obtener las mejores imágenes.

El primero de ellos tiene que ver con el uso de la crema hidratante. La aplicación de la crema tiene que dejar de hacerse unas 48 horas antes de la ecografía 5D, ya que la película grasa y las partículas que penetran en la piel pueden dificultar la nitidez de la imagen que se obtiene por ultrasonido.

Segundo. Beber agua de forma abundante los días previos a la eco 5d ayuda a clarificar el líquido amniótico, y lo que se trata es de que esto sea así para ver con mayor nitidez todas las imágenes que se ofrezcan a través del ecógrafo.

Tercero. Llevar en el bolso un par de onzas de chocolate es algo que, además de endulzar la experiencia, puede servir para que en un determinado momento el bebé se mueva si está de espaldas y no se ve bien. Al ser un alimento considerado «excitante», es una ayuda si se pretende conseguir que se mueva y gire su posición. No es necesario ingerir chocolate antes de la sesión, puesto que podemos conseguir el efecto contrario al deseado. Sólo si queremos que el bebé se mueva.

En cuarto lugar, y al hilo de lo anterior, conviene evitar bebidas excitantes como el café o los refrescos en las horas previas a la ecografía 5D. Por el motivo anterior, un exceso de excitación puede evitar que se le capte bien en la fotografía o en el vídeo. Es por eso que el uso de la cafeína puede ser una ayuda, si se necesita, o un perjuicio si no se necesita.

Finalmente y quinto, llevar una ropa cómoda es fundamental para que la experiencia sea tranquila. Un pantalón que sea fácil de retirar o una blusa que dejen al descubierto la tripa sin que te sientas incómoda cuando se levante. Suelen ser entre 45 minutos y una hora en la que vas a estar tumbada y todo lo que sea comodidad te ayudará a disfrutar mucho más de la experiencia.